300Corte SupremaCorte Suprema30030004590Abelardo Gómez Naranjo195013/02/1950Abelardo Gómez Naranjo_1950_13/02/195030004590SE ABSTIENE LA CORTE DE CONOCER DE UNA DEMANDA DE INEXEQUIBILIDAB POR HALLARSE SUSPENDIDA LA NORMA ACUSADA - REQUISITOS PARA RESOLVER EN EL FONDO ESTA CLASE DE DEMANDAS Exequible, según la acepción jurídica, es lo que se puede ejecutar o llevar a efecto. De modo que para que se pueda fallar sobre la exequibilidad o inexequibilidad de una ley o decreto legislativo, es menester que tenga al menos posible cumplimiento, pues el acto que no lo tiene, no puede tener eficacia práctica, ni es susceptible de ocasionar violación alguna de las disposiciones de la Constitución Nacional. Sobre este punto la Corte tiene ya consagrada la doctrina según la cual "la decisión sobre inexequibilidad no es otra cosa que la declaración de que la ley o decreto sobre que ella versa no puede ejecutarse. De modo que tal declaración presupone la vigencia de dicho acto, ya que lo que no está en vigor, por el solo hecho de no estarlo, no es susceptible de ejecución". En el caso que se contempla, habiendo dejado de regir en su totalidad el Decreto acusado, no hay lugar a fallar sobre su exequibilidad o inexequibilidad, porque para ello es indispensable que se hallara en vigencia. Existe, por consiguiente sustracción de materia. Corte Suprema de Justicia-Sala de Negocios Constitucionales-Bogotá, trece de febrero de mil novecientos cincuenta y siete. (Magistrado ponente, doctor Abelardo Gómez Naranjo). 1950
Yancés SalcedoSe abstiene la corte de conocer de una demanda de inexequibilidab por hallarse suspendida la norma acusada - requisitos para resolver en el fondo esta clase de demandasIdentificadores30030004591true76555Versión original30004591Identificadores

Norma demandada:  Se abstiene la corte de conocer de una demanda de inexequibilidab por hallarse suspendida la norma acusada - requisitos para resolver en el fondo esta clase de demandas


SE ABSTIENE LA CORTE DE CONOCER DE UNA DEMANDA DE INEXEQUIBILIDAB POR HALLARSE SUSPENDIDA LA NORMA ACUSADA - REQUISITOS PARA RESOLVER EN EL FONDO ESTA CLASE DE DEMANDAS

Exequible, según la acepción jurídica, es lo que se puede ejecutar o llevar a efecto. De modo que para que se pueda fallar sobre la exequibilidad o inexequibilidad de una ley o decreto legislativo, es menester que tenga al menos posible cumplimiento, pues el acto que no lo tiene, no puede tener eficacia práctica, ni es susceptible de ocasionar violación alguna de las disposiciones de la Constitución Nacional.

Sobre este punto la Corte tiene ya consagrada la doctrina según la cual "la decisión sobre inexequibilidad no es otra cosa que la declaración de que la ley o decreto sobre que ella versa no puede ejecutarse. De modo que tal declaración presupone la vigencia de dicho acto, ya que lo que no está en vigor, por el solo hecho de no estarlo, no es susceptible de ejecución".

En el caso que se contempla, habiendo dejado de regir en su totalidad el Decreto acusado, no hay lugar a fallar sobre su exequibilidad o inexequibilidad, porque para ello es indispensable que se hallara en vigencia.

Existe, por consiguiente sustracción de materia.

Corte Suprema de Justicia-Sala de Negocios Constitucionales-Bogotá, trece de febrero de mil novecientos cincuenta y siete.

(Magistrado ponente, doctor Abelardo Gómez Naranjo).

El doctor Pedro Yancés Salcedo, en ejercicio de la acción popular consagrada en el Artículo 214 de la Constitución Nacional, por medio de libelo presentado el 9 de agosto de 1948, demandó de la Corte la declaración de inexequibilidad de los artículos 1º, 4º, 6º, 7º, 8°, 9º y 10 del Decreto Legislativo Número 2421 de 17 de julio de 1948, "por el cual se reorganizan los Juzgados de Instrucción Criminal del Cuerpo Auxiliar de la Rama Jurisdiccional".

En oportunidad fue oído el concepto del señor Procurador General de la Nación, adverso a las pretensiones del demandante.

Consideración previa.

Con posterioridad a la expedición del Decreto Legislativo número 2421 de 17 de julio de 1948, se declaró restablecido el orden público, por medio del Decreto número 4144 de 15 de diciembre y levantado el estado de sitio en todo el territorio nacional.

En virtud de esta declaratoria, dejó de regir en todas sus partes el Decreto acusado, y recobraron su primitiva vigencia las disposiciones legales anteriores que reglan sobre la materia.

Consideraciones fundamentales.

Para resolver el asunto, la Sala de Negocios Constitucionales considera:

Exequibe, la acepción jurídica, es lo que se puede ejecutar o llevar a efecto. De modo que para que se pueda fallar sobre la exequibilidad o inexequibilidad de una ley o decreto legislativo, es menester que tenga al menos posible cumplimiento pues el acto que no lo tiene, no puede tener eficacia práctica, ni es susceptible de ocasionar violación alguna de las disposiciones de la Constitución Nacional.

Sobre este punto la Corte tiene ya consagrada la doctrina según la cual "la decisión sobre inexequibilidad es otra cosa que la declaración de que la ley decreto sobre ella versa no puede ejecutarse. De modo puede ejecutarse que tal declaración.

"Como desde acuerdo con el artículo lº del Decreto Legislativo 2798 de 1955, las listas deben elaborarse en relación al número de Juzgados por proveer, y dado que las listas aprobadas por la Corte contenían solamente candidatos para los Juzgados de Menores, Superiores y de Circuito, hoy es el caso de adicionarlas con los nombres de los candidatos para los Juzgados del Trabajo que en lo sucesivo tienen que ser nombrados por los Tribunales Superiores de la lista que la Corte adopte definitivamente.

"En consecuencia, corresponde a dichos Tribunales adicionar las listas, en el sentido indicado, a la mayor brevedad posible y enviarlas a la Corte para su examen, aprobación o veto. Y como el artículo 6º del Decreto Legislativo 0001 de 1957 advierte que la elección de los Jueces del Trabajo debe hacerse "procurando que sean especializados en Derecho del Trabajo", los Tribunales deberán tener en cuenta esta disposición, incluyendo en las listas personal experto en esa rama del Derecho, para que al hacer la designación correspondiente se pueda cumplir con el propósito de la especialización expresada en dicha norma.

"Transcríbase al Tribunal Superior de Pasto y a los demás Tribunales Superiores del país y publíquese en la GACETA JUDICIAL".

(Aprobada en sesión de Sala Plena de 19 de febrero de 1957).

presupone la vigencia de dicho acto, ya qué lo que no está en vigor, por el solo hecho de no estarlo, no es susceptible de ejecución".

En el caso que se contempla, habiendo dejado de regir en su totalidad el Decreto acusado, como ya se expresó, no hay lugar a fallar sobre su exequibilidad o inexequibilidad, porque para ello es indispensable que se hallara en vigencia. Existe, por consiguiente, sustracción de materia.

Resolución

Por las razones anteriores, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Negocios Constitucionales, en ejercicio de la jurisdicción constitucional consagrada en el artículo 214 de la Carta, y de acuerdo con el Decreto Legislativo Nº 1762 de 1956, DECLARA que no hay lugar a resolver la demanda de inexequibilidad de algunas disposiciones del Decreto Legislativo número 2421 del 17 de julio de 1948.

Cópiese, publíquese,' notifíquese, insértese en la Gaceta Judicial y archívese el expediente. Comuníquese a los señores Ministros de Gobierno y Justicia.

Enrique Arámbula Burán - Daniel. Anzola Escobar -Abelardo Gómez Naranjo - Juan Manuel Pachón Padilla - Sergio Antonio Ruano - Camilo Rincón ILara - Luis Sandoval Valcarceí Domingo Sarasty Montenegro - Manuel E. Escobar M. Ofl. Mayor.