300Corte SupremaCorte Suprema30030002729RODRIGUEZ P192326/05/1923RODRIGUEZ P_1923_26/05/192330002729Corte Suprema de Justicia - Corte Plena - Bogotá, veintiséis de mayo de mil novecientos veintitrés. (Magistrado ponente, doctor Rodríguez P.) Vistos: 1923
RODRIGO NOGUERAACCIÓN DE INEXEQUIBILIDAD CONTRA LOS NUM 16 Y 17 DE LA LEY 85 DE 1916.Identificadores30030002730true74627Versión original30002730Identificadores

Norma demandada:  ACCIÓN DE INEXEQUIBILIDAD CONTRA LOS NUM 16 Y 17 DE LA LEY 85 DE 1916.


Corte Suprema de Justicia - Corte Plena - Bogotá, veintiséis de mayo de mil novecientos veintitrés.

(Magistrado ponente, doctor Rodríguez P.)

Vistos:

El doctor Rodrigo Noguera ha solicitado que se declaren inexequibles los numerales 16 y 17 de la Ley 85 de 1916, por estimarlos violatorios de la Constitución.

El artículo que el solicitante considera es el.7° de la Carta, que dice así:

"Fuera de la división general del territorio habrá otras dentro de los límites de cada Departamento para arreglar el servicio público.

" Las divisiones relativas a lo fiscal, lo militar y la instrucción pública podrán no coincidir con la división general."

Los numerales 16 y 17 del artículo 36 de la Ley citada, que se acusan de inconstitucionales, establecen respectivamente los Distritos Electorales de Barranquilla y Santa Marta, y relacionan los Municipios que componen cada uno de ellos.

Entre los Municipios que componen el de Barranquilla están los del Banco, Tamalameque, Santa Ana, Guamal, y San Zenón, que dice el peticionario son del Departamento del Magdalena y no de el del Atlántico.

El peticionario sostiene que la ley no puede formar Distritos Electorales con Municipios de dos o más Departamentos, sino con Municipios de uno solo, porque según el artículo 7° de la Constitución, las divisiones del territorio nacional para arreglar el servicio público, fuera de la división general, deben hacerse dentro de los límites de cada Departamento, excepto las relativas a lo fiscal, a lo militar y a la instrucción pública, las cuales podrán no coincidir con la división general, y que si bien conforme con el artículo 46 del Acto legislativo número 3 de 1910, compete a ley hacer las demarcaciones electorales para la elección de Representantes, ello está subordinado a lo dispuesto en el artículo 7° de la Carta.

Oído que ha sido el señor Procurador de la Nación respecto a la petición, opina que no es fundada.

Al procederse actualmente por tercera vez a discutir el proyecto preparado para decidir este asunto, que no se había decidido por causa de haber sido modificado, ya está vigente la Ley 93 de 1922, sobre división territorial electoral, cuyo artículo 2° divide el territorio de la República en Distritos Electorales, para la elección de Representantes al Congreso, entre los cuales están los de Barranquilla y Santa Marta.

La división electoral anterior a la actual para la elección de Representantes, la había decretado el artículo 36 de la Ley 85 de 1916, y sus ordinales 16 y 17 establecieron los Distritos Electorales de Barranquilla y Santa Marta, respectivamente, designando los Municipios que los formaban, y en el de Barranquilla incluyó el ordinal 16 el Municipio del Banco y otros, que corresponden al Departamento del Magdalena y no al del Atlántico. Fue por tal inclusión en el Distrito Electoral de Barranquilla, formado por esos Municipios y el Departamento del Atlántico, por lo que el peticionario consideró inconstitucionales los ordinales 16 y 17 del artículo 36 mencionado.

Pero hoy en virtud de la Ley 93 de 1922 que se ha citado, no están vigentes los ordinales 16 y 17 del artículo 36 de la Ley 85 de 1916, que se han acusado, una vez que han sido reemplazados por los incisos 3° y 4° del artículo 2° de la Ley primeramente expresada, que determinaron cómo quedan formados los Distritos Electorales de Barranquilla y Santa Marta, respectivamente, para elegir Representantes, con lo cual derogaron tácitamente los ordinales 16 y 17 del artículo 36 de la Ley 85 de 1916, porque regularon íntegramente la materia sobre la cual habían dispuesto éstos.

De la derogación de los mismos ordinales resulta que ya no hay materia legal sobre la cual pueda decidir esta Superioridad la petición del doctor Noguera, pues de la ley derogada no cabe resolver si es exequible o inexequible.

En consecuencia, la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, declara que no ha lugar a resolver sobre la inexequibilidad de las disposiciones legales acusadas por el doctor Rodrigo Noguera en la solicitud en referencia.

Notifíquese, cópiese, publíquese en el periódico de la Corte y archívese.

El Presidente, MARCELIANO PULIDO R.-El Vicepresidente, Luis F. Rosales-Dionisio Arango-José Miguel Arango-Julio Luzardo Fortoul-Juan N. Méndez-Tancredo Nannetti-Ramón Rodríguez Diago. Bartolomé Rodríguez P-Teófilo Noriega, Secretario en propiedad.