300Corte SupremaCorte Suprema30030001417788Luis Sarmiento buitrago198027/05/1980788_Luis Sarmiento buitrago_1980_27/05/198030001417AUSENCIAS TEMPORALES DE LOS GOBERNADORES Y POR QUIEN BEBEN SER REEMPLAZADOS Exequible el artículo 124 de la Ley 4ª de 1913 en la parte que dice: "Cuando se ausente dejará encargado del despacho para los asuntos urgentes a uno de sus Secretarios". Corte Suprema de Justicia. Sala Constitucional. Bogotá, D. E., mayo 27 de 1980. Magistrado ponente: doctor Luis Sarmiento Buitrago . Aprobada Acta número 30. REF: 1980
Bladys Nicolas Caamaño MartinezARTICULO 124 (EN PARTE), DE LA LEY 4a. DE 1973 (CODIGO DE RÉGIMEN POLÍTICO Y MUNICIPAL). DESIGANCIÓN DE SECRETARIOS ENCARGADOS DE LA GORBERNACIÓN DEPARTAMENTAL.Identificadores30030001418true73306Versión original30001418Identificadores

Norma demandada:  ARTICULO 124 (EN PARTE), DE LA LEY 4a. DE 1973 (CODIGO DE RÉGIMEN POLÍTICO Y MUNICIPAL). DESIGANCIÓN DE SECRETARIOS ENCARGADOS DE LA GORBERNACIÓN DEPARTAMENTAL.


AUSENCIAS TEMPORALES DE LOS GOBERNADORES Y POR QUIEN BEBEN SER REEMPLAZADOS

Exequible el artículo 124 de la Ley 4ª de 1913 en la parte que dice: "Cuando se ausente dejará encargado del despacho para los asuntos urgentes a uno de sus Secretarios".

Corte Suprema de Justicia.

Sala Constitucional.

Bogotá, D. E., mayo 27 de 1980.

Magistrado ponente: doctor Luis Sarmiento Buitrago.

Aprobada Acta número 30.

REF:

Expediente número 788. Repartimiento 18 de enero de 1980. Normas demandadas: Artículo 124 (en parte), de la Ley 4ª de 1913 (Código de Régimen Político y Municipal). Designación de Secretarios encargados de la Gobernación Departamental. Demandante: Bladys Nicolás Caamaño Martínez.

El ciudadano Bladys Nicolás Caamaño Martínez pide a la Corte Suprema de Justicia declarar la inexequibilidad de la siguiente norma, en la parte que se subraya:

"LEY 4ª DE 1913

"Artículo 124. La residencia habitual del Gobernador será la capital del departamento, pero puede ausentarse de ella en ejercicio de sus funciones, y con permiso o por orden del Gobierno, por razones del buen servicio público. Cuando se ausente dejará encargado del despacho para los asuntos urgentes a uno de sus secretarios".

Opina el actor que esta disposición viola los artículos 120-4 y 181 de la Constitución Política y aduce especialmente como razones las siguientes:

"Son de una claridad deslumbrante. Quien ejerce un empleo en propiedad, por encargo, interinamente o en comisión aunque sea por un mínimo tiempo, adquiere ese status o título incontrovertiblemente. Si un gobernador tiene facultad de nombrar a otro por encargo, designa coetáneamente otro gobernador departamental, vulnerando el texto constitucional que exclusivamente otorga esa potestad al señor Presidente de la República.

"Por otro lado, se llegaría al absurdo de que un gobernador también podría designar a otro agente del Gobierno Nacional. Es evidente que el artículo 124 de la Ley 4ª de 1913 es lo más extravagante en el respeto por la Constitución, pues es indudable que solo el Presidente puede encargar a alguien del despacho de una gobernación, y solo él es la entidad nominadora para nombrar o remover sus agentes sea cual fuere la índole de la designación. Incluso, pueden existir dos gobernadores, según el artículo 124 de la Ley 4ª de 1913, en ejercicio de funciones, lo qiie es aberrante frente al artículo 181 de la Constitución Nacional".

El Procurador General de la Nación por su parte, en el concepto correspondiente se expresa así:

"No comparte este Despacho las razones aducidas por la actora (sic) y, por tanto, considera que la parte de la disposición que acusa no quebranta precepto alguno de la Constitución Política. En efecto: de conformidad con el artículo 120, ordinal 4° de la Carta, correspondénte ál Presidente de la República 'nombrar y separar libremente los gobernadores'. Cuando 'por razones de buen servicio público el gobernador, previo permiso del Gobierno Central, se ve precisado a ausentarse de la capital del departamento, que es su residencia habitual, en ejercicio de sus funciones', y deja 'encargado del despacho para los asuntos urgentes a uno de sus secretarios el Primer Mandatario, como Jefe de Estado y suprema autoridad administrativa, no ha hecho uso de sus facultades de separar de su cargo al gobernador momentáneamente ausente de su sede, y por ende, tampoco de nombrar a quien lo sustituya, puesto que el gobernador continúa desempeñando el cargo ya que su ausencia se produjo 'en ejercicio de sus funciones sino que 'por razones de buen servicio público' el mandatario seccional se ha visto impelido a retirarse por breve lapso de su sede habitual para cumplir gestiones excepcionales fuera de la capi-pital departamental. En estos casos el gobernador se encuentra actuando en tal calidad y solamente el secretario de su despacho que al efecto haya designado quedará encargado 'para los asuntos urgentes' a que haya menester afrontar. Y está bien que así sea, puesto que en el evento de que un gobernador distinto del de Cundinamarca.se traslade por tres días, valga de ejemplo, a la capital de la República para urgir el trámite de negocios o actuaciones de importancia para su comarca, nadie quedaría en su despacho para atender los 'asuntos urgentes' que pudieran surgir y que en realidad son de diaria ocurrencia en el tráfago de la vida contemporánea. No actuar con la urgencia que las necesidades lo demandan hoy, es no gobernar, esto es, desatender la administración de la cosa pública e infringir el deber primario del gobernante nacional o seccional. De lo contrario, esos asuntos urgentes que reclaman idéntica actuación y resolución, podían ocasionar, si no se les afronta de inmediato, graves problemas de diverso orden, si su conocimiento y pertinente decisión tuvieran que dilatarse hasta cuando los avocara directamente el gobernador titular al regreso a su sede habitual".

Consideraciones.

1° La centralización política y la descentralización administrativa, fundamento esencial de la Reforma Constitucional de 1886, dieron origen a la creación de los gobernadores y de las corporaciones administrativas denominadas asambleas departamentales para cada departamento, aquéllos designados por el Presidente de la República, como/agentes suyos de libre nombramiento y remoción y éstas de elección popular, con período fijo y sesiones- señaladas por la ley.

Péro al mismo tiempo que los gobernadores eran agentes del Gobierno Central, tenían las funciones de Jefes Superiores de la Administración Seccional, en los términos de la Constitución de ese año.

Esa función, propia de los gobernadores como Jefes de la Administración Seccional, fue ampliada en las reformas posteriores de la Carta, especialmente en la de 1968, tanto como agentes del Gobierno Central, a fin de encomendarles la dirección y coordinación de los servicios nacionales por delegación que les confiere el Presidente de la República, como en las propias atribuciones de Jefes de la Administración Seccional, en cuanto a la iniciativa para la presentación de los planes y programas de desarrollo económico y social, del gasto público departamental, de la determinación de la estructura de la administración y de la creación de entidades descentralizadas, etc. También se asignó a los gobernadores. La representación de los departamentos en todos los negocios administrativos y judiciales, "pudiendo delegar esta representación conforme a la ley". A su vez los gobernadores nombran libremente y pueden remover, en calidad de agentes suyos, a los representantes del departamento en las Juntas Directivas de las entidades descentralizadas del orden departamental.

2ª Existe, pues, una tradición constitucional sobre el hecho de que el Presidente de la Repxibli-ca puede delegar algunas de sus funciones en los gobernadores departamentales, y éstos,.a su turno, están facultados por la Carta para, delegar algunas de las funciones que se les asignan como Jefes de la Administración Seccional.

Con mayor razón se encargará a uno de los secretarios de la gobernación para la atención de algunos de los negocios que atañen al gobernador cuando éste se ausente de la sede que es la capital del departamento con permiso del respectivo superior, en ejercicio de funciones, teniendo en cuenta que esa ausencia es por razones de buen servicio público.

3ª La Constitución en parte alguna se refiere a encargados para reemplazar a funcionarios públicos; simplemente trata de la interinidad, cosa distinta, porque en tales eventos el titular se desvincula del ejercicio de sus funciones; el encargo es algo muy transitorio y en el caso que se estudia, las funciones se cumplen bajo la responsabilidad del titular, sin que éste haya cesado, en el ejercicio del cargo.

En cambio, la Constitución, al asignar a.los gobernadores la función de. "llevar la voz del departamento y representarlo en.'los negocios administrativos y judiciales, pudiendo delegar esta representación conforme a la ley" (artículo 194-4), patrocina la disposición acusada.

De lo anterior se deduce que esta clase de encargos, para cuando el Jefe de la Administración Seccional, gobernador de departamento, sé ausente de su residencia habitual en ejercicio de funciones y por razones del buen servicio público, Se ajusta al Código Superior, sin que haya violación de alguno de sus preceptos.

Por estas razones, la Corte Suprema de Justicia, por medio de su Sala Constitucional y oído el Procurador General de la Nación,

Resuelve:

Es exequible el artículo 124 de la Ley 4ª de 1913 (Código de Régimen Político y Municipal), en la parte que dice:

"Cuando se ausente dejará encargado del despacho para los asuntos urgentes, a uno de sus secretarios".

Cópiese, publíquese, comuniqúese al Gobierno Nacional, insértese en la Gaceta Judicial y archívese el expediente.

Gonzalo Vargas Rubiano

Presidente.

Mario Latorre Rueda, Carlos Medellín, Ricardo Medina Moyano, Humberto Mesa González, Oscar Salazar Chaves, Luis Sarmiento Buitrago, Jorge Vélez García.

Luis F. Serrano A

Secretario.