100Consejo de EstadoConsejo de Estado10030033748SENTENCIASala de lo Contenciosos Administrativo2864199401/11/1994SENTENCIA_Sala de lo Contenciosos Administrativo____2864_1994_01/11/1994300337471994LICENCIA DE CONSTRUCCION / NOTIFICACION PERSONAL / VECINO - Derechos Dada la circunstancia de que según la ley, deben notificarse personalmente a los vecinos los actos administrativos por medio de los cuales se resuelvan las solicitudes de licencias y de patentes y de que para ellos el término de ejecutoria comienza a correr, a partir de la notificación, resulta lógica y justificada la limitación que del concepto "vecinos" trae la disposición acusada, pues tal circunstancia le da aplicación práctica a la norma reglamentada, uno de los objetivos de la potestad reglamentaria. De lo contrario, y si se obedece al concepto que de vecino trae la ley civil (todo el que habita en un determinado municipio con ánimo de permanecer en él), se haría inaplicable la norma legal, dada la dificultad de notificar personalmente a todos los habitantes del municipio correspondiente, los actos que resuelvan todas las solicitudes de licencia de construcción y de patentes. LICENCIA DE CONSTRUCCION / VECINO COLINDANTE - Diferencia / TERCERO INTERESADO / LEY DE REFORMA URBANA No resulta válido lo argumentado por el demandante, en el sentido de que en el mejor de los casos, los colindantes son tres, en los lotes esquineros dos, y en el caso de una construcción que ocupe toda una manzana, ninguno, dando a entender que las personas que vivan en frente o calle de por medio, se quedarían sin oportunidad de hacer valer sus derechos. No resulta válido tal argumento, pues tales personas que viviendo cerca, no alcanzan el carácter de colindantes, pueden hacer valer sus intereses en calidad de terceros en la oportunidad que les da la misma Ley 9a. de 1989 cuando en su artículo 65, inciso 2, dispone que la parte resolutiva de dichos actos también será publicada en un periódico de amplia circulación en el municipio donde se encuentren ubicados los inmuebles, o en cualquier otro medio de comunicación social, hablado o escrito, por cuenta del interesado", y que para ellos, el término de ejecutoria comenzará a correr al día siguiente de la publicación. CONSEJO DE ESTADO SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCION PRIMERA Consejero ponente: YESID ROJAS SERRANO Santafé de Bogotá D. C., primero (1o.) de noviembre de mil novecientos noventa y cuatro (1994) Radicación número: 2864 Actor: JOSE ALBENDEA PABON Demandado: GOBIERNO NACIONAL Referencia: ACCION DE NULIDAD
Sentencias de NulidadYesid Rojas SerranoGOBIERNO NACIONALJOSE ALBENDEA PABON01/11/1994Decreto 1319 de 1993Identificadores10030130384true1224448original30128401Identificadores

Fecha Providencia

01/11/1994

Fecha de notificación

01/11/1994

Sala:  Sala de lo Contenciosos Administrativo

Consejero ponente:  Yesid Rojas Serrano

Norma demandada:  Decreto 1319 de 1993

Demandante:  JOSE ALBENDEA PABON

Demandado:  GOBIERNO NACIONAL


LICENCIA DE CONSTRUCCION / NOTIFICACION PERSONAL / VECINO - Derechos

Dada la circunstancia de que según la ley, deben notificarse personalmente a los vecinos los actos administrativos por medio de los cuales se resuelvan las solicitudes de licencias y de patentes y de que para ellos el término de ejecutoria comienza a correr, a partir de la notificación, resulta lógica y justificada la limitación que del concepto "vecinos" trae la disposición acusada, pues tal circunstancia le da aplicación práctica a la norma reglamentada, uno de los objetivos de la potestad reglamentaria. De lo contrario, y si se obedece al concepto que de vecino trae la ley civil (todo el que habita en un determinado municipio con ánimo de permanecer en él), se haría inaplicable la norma legal, dada la dificultad de notificar personalmente a todos los habitantes del municipio correspondiente, los actos que resuelvan todas las solicitudes de licencia de construcción y de patentes.

LICENCIA DE CONSTRUCCION / VECINO COLINDANTE - Diferencia / TERCERO INTERESADO / LEY DE REFORMA URBANA

No resulta válido lo argumentado por el demandante, en el sentido de que en el mejor de los casos, los colindantes son tres, en los lotes esquineros dos, y en el caso de una construcción que ocupe toda una manzana, ninguno, dando a entender que las personas que vivan en frente o calle de por medio, se quedarían sin oportunidad de hacer valer sus derechos. No resulta válido tal argumento, pues tales personas que viviendo cerca, no alcanzan el carácter de colindantes, pueden hacer valer sus intereses en calidad de terceros en la oportunidad que les da la misma Ley 9a. de 1989 cuando en su artículo 65, inciso 2, dispone que la parte resolutiva de dichos actos también será publicada en un periódico de amplia circulación en el municipio donde se encuentren ubicados los inmuebles, o en cualquier otro medio de comunicación social, hablado o escrito, por cuenta del interesado", y que para ellos, el término de ejecutoria comenzará a correr al día siguiente de la publicación.

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCION PRIMERA

Consejero ponente: YESID ROJAS SERRANO

Santafé de Bogotá D. C., primero (1o.) de noviembre de mil novecientos noventa y cuatro (1994)

Radicación número: 2864

Actor: JOSE ALBENDEA PABON

Demandado: GOBIERNO NACIONAL

Referencia: ACCION DE NULIDAD

Se entra por medio de esta providencia, a fallar al proceso iniciado mediante la acción pública de nulidad formulada contra el inciso 8 del artículo 1º del Decreto Nº 1319 de julio de 1993, expedido por el Gobierno Nacional por el cual se reglamenta la expedición de licencias de construcción, urbanización y parcelación y de los permisos de que trata el Capítulo VI de la Ley 9 de 1989.

LA DEMANDA

Solicita el actor la nulidad del inciso 8 del artículo 1º del Decreto Nº 1319 de l993, que a la letra dice:

"Vecinos: Para todos los efectos previstos en el artículo 65 de la Ley 9a. de 1989, se entiende por vecinos a los propietarios, a los poseedores, y a los tenedores de todos los predios colindantes sin distinción alguna".

LA NORMA VIOLADA

EL CONCEPTO DE LA VIOLACIÓN

Se señala como violada por el artículo acusado, la norma contenida en el artículo 65 de la Ley 9a. de 1989 que reza:

“ARTICULO 65. Las solicitudes de licencias y de patentes serán comunicadas a los vecinos, a quienes se citará para que puedan hacerse parte y hacer valer sus derechos, en los términos previstos por los artículos 14 y 35 del Decreto - Ley 01 de 1984 (Código Contencioso Administrativo)".

El concepto de la violación es explicado por el demandante en los siguientes términos:

"Ciertamente la reglamentación restringe excesivamente el alcance de la ley cuando identifica "vecino" (sustantivo usado en la ley) con "colindante" (vocablo utilizado en el decreto reglamentario).

"Aunque vecino, según la Ley Civil, es todo el que habita en un determinado municipio con ánimo de permanecer en él, sería excesivo pretender la comunicación de toda licencia de construcción y de toda patente a todos los vecinos del municipio correspondiente. Pero restringió demasiado el alcance del término vecino la reglamentación, cuando lo circunscribió a los colindantes pues éstos son, en el mejor de los casos, tres; en los lotes esquineros, dos; y en el caso de construcción que abarque toda una manzana, ninguno. Cuantas veces un vecino 'de en frente' tiene más derechos que hacer valer que un colindante que le da la espalda al predio para el que se apruebe la licencia. Sucede además con frecuencia que el colindante de un costado del predio a edificar o en el que va a autorizar el funcionamiento de un establecimiento de comercio está también ocupado por un uso prohibido y por consiguiente es el primer interesado en que la violación de las normas se generalice. Obviamente la notificación a ese colindante no surte ningún efecto, porque no tiene derecho alguno que hacer valer".

INTERVENCION DE LA PARTE DEMANDADA

El Ministerio de Desarrollo Económico, parte demandada, contestó la demanda a través de apoderado judicial. El profesional, tanto en el libelo de respuesta como en su intervención conclusiva, solicita que no se acceda a las pretensiones de la demanda y que se falle a favor de quienes son demandados en este proceso aduciendo, entre otros, los siguientes argumentos:

La norma acusada en ningún momento contraría ni rebasa lo dispuesto por el artículo 65 de la Ley 9 de 1989. En primer término, es indispensable concretar el objeto que persigue la norma demandada al definir qué se entiende por vecino, para efectos de cumplir con la notificación que exige la citada Ley 9 de 1989, pues por una parte, el artículo habla de los 'vecinos' y por otro lado de los "terceros', diferenciando así entre unos y otros para no confundir los distintos derechos que cada uno ostenta y los diferentes intereses que cada cual tiene".

"El artículo de un decreto reglamentario no se puede atacar porque la definición de una palabra sea suficiente o insuficiente, o porque sea buena o no, y menos en este caso en que no se contraviene ni la ley reglamentada ni ninguna otra norma de rango superior o inferior. La conveniencia o inconveniencia, subjetivamente hablando, no puede ser el móvil para solicitar la nulidad de un decreto reglamentario, pues el poder reglamentario es un etapa dentro del proceso de ejecución de la ley".

EL CONCEPTO DEL MINISTERIO PUBLICO

La señora Procuradora delegada en lo Contencioso ante el Consejo de Estado, al rendir el concepto de rigor, manifiesta que "de la simple confrontación de las normas transcritas se advierte sin mayor cuidado que la norma reglamentaria limita el sentido natural y obvio del concepto de vecindad para los efectos previstos en la norma reglamentada, ya que colindante para el caso es un concepto más restrictivo que el primero. En efecto, mientras vecindad trae la noción de cercanía, de proximidad, del entorno de un lugar, colindante es ya una noción más exigente desde el punto de vista de los derechos a ejercer por los terceros de que se ocupa la norma superior llamada a reglamentar".

Estima la señora Procuradora Delegada que el decreto reglamentario sobrepuja la norma reglamentaria y debe por tanto desaparecer del ordenamiento jurídico.

CONSIDERACIONES DE LA SALA

El Congreso de la República expidió el 11 de enero de 1989 la Ley 09 o Ley de la Reforma Urbana, "por la cual se dictan normas sobre planes de desarrollo municipal, compraventa y expropiación de bienes y se dictan otras disposiciones".

La ley en mención modifica algunas disposiciones del Código de Régimen Municipal, traza pautas para la planificación del desarrollo municipal, para el uso del espacio público, para la adquisición de bienes por enajenación voluntaria y por expropiación, para la protección de los moradores en los proyectos de renovación urbana, para la legalización de títulos de vivienda de interés social y se ocupa también, entre otros tópicos, de las licencias y de las sanciones urbanísticas, tema desarrollado en el Capítulo VI de dicha normativa.

Así, en el artículo 65, el ordenamiento se refiere al trámite que debe seguirse para las solicitudes de licencias y de patentes poniendo especial énfasis en la comunicación, mediante la citación y notificación personal a los vecinos. El texto de la norma es el siguiente:

"ARTICULO 65. Las solicitudes de licencias y de patentes serán comunicadas a los vecinos a quienes se citará para que puedan hacerse parte y hacer valer sus derechos, en los términos previstos por los artículos 14 y 35 del Decreto - Ley 01 de 1984(Código Contencioso Administrativo).

"Los actos administrativos por medio de los cuales se resuelvan las solicitudes de licencias y de patentes serán notificados personalmente a los vecinos en la forma prevista por los artículos 44 y 45 del Decreto - Ley 01 de 1984 (Código Contencioso Administrativo). La parte resolutiva de dichos actos también será publicada en el municipio donde se encuentren ubicados los inmuebles, o en cualquier otro medio de comunicación social, hablado o escrito, por cuenta del interesado. El término de ejecutoria para el interesado y para los terceros empezará a correr al día siguiente al de la publicación, y en el caso de los vecinos, a partir de su notificación.

"Contra los actos que otorguen una licencia o patente cabrán los recursos de la vía gubernativa que señala el Decreto - Ley 01 de 1984 (Código Contencioso Administrativo). Transcurrido el plazo de dos (2) meses, contado a partir de la interposición del recurso sin que se haya notificado la decisión expresa de ellos, se entenderá que la decisión es negativa y quedará en firme el acto recurrido. Pasado dicho término no se podrá resolver el recurso interpuesto e incurrirá en causal de mala conducta el funcionario moroso".

Como bien se puede observar, la Ley 9a. de 1989, habla de vecinos y de terceros. A los primeros, según lo dispuesto en el inciso 2º del artículo 65 deben notificárseles personalmente los actos administrativos por medio de los cuales se resuelvan las solicitudes, y respecto de ellos el término de ejecutoria comienza a correr a partir de la notificación. En cuanto a los terceros dice la norma que el término de ejecutoria comienza a correr al día siguiente al de la publicación.

Por su parte, la norma acusada, esto es, el inciso 8 del artículo 1º del Decreto 1319 de 1993, define lo que debe entenderse por "vecinos" para los efectos de que trata la Ley 9a. de 1989.

Dice así la disposición:

"Vecinos: Para todos los efectos previstos en el artículo 65 de la Ley 9a. de 1989, se entiende por vecinos a los propietarios, o los poseedores y a los tenedores de todos los predios colindantes sin distinción alguna".

Dada la circunstancia de que según la ley deben notificarse personalmente a los vecinos los actos administrativos por medio de los cuales se resuelvan las solicitudes de licencias de patentes y de que para ellos el término de ejecutoria comienza a correr, a partir de la notificación, resulta lógica y justificada la limitación que del concepto “vecinos" trae la disposición acusada, pues tal circunstancia le da aplicación práctica a la norma reglamentada, uno de los objetivos de la potestad reglamentaria. De lo contrario, y si se obedece al concepto que de vecino trae la ley civil (todo el que habita en un determinado municipio con ánimo de permanecer en él), se haría inaplicable la norma legal, dada la dificultad de notificar personalmente a todos los habitantes del municipio correspondiente los actos que resuelvan todas las solicitudes de licencia de construcción y de patentes.

Ahora, para la Sala no resulta válido lo argumentado por el demandante, en el sentido de que en el mejor de los casos, los colindantes son tres, en los lotes esquineros dos, y en el caso de una construcción que ocupe toda una manzana, ninguno, dando a entender que las personas que vivan en frente o calle de por medio, se quedarían sin oportunidad de hacer valer sus derechos. No resulta válido tal argumento pues tales personas que viviendo cerca, no alcanzan el carácter de colindantes, pueden hacer valer sus intereses en calidad de terceros en la oportunidad que les da la misma Ley 9a. de 1989 cuando en su artículo 65, inciso 2, dispone que " la parte resolutiva de dichos actos también será publicada en un periódico de amplia circulación en el municipio donde se encuentren ubicados los inmuebles, o en cualquier otro medio de comunicación social, hablado o escrito, por cuenta del interesado", y que para ellos, el término de ejecutoria comenzará a correr al día siguiente de la publicación:

Por lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA:

DENIEGANSE las súplicas de la demanda.

DEVUÉLVASE a la parte actora la suma depositada para gastos ordinarios del proceso, por no haber sido utilizada.

CÓPIESE, NOTIFÍQUESE Y CUMPLASE.

La anterior providencia fue discutida y aprobada por la Sala en reunión celebrada el 27 de octubre de 1994.

YESID ROJAS SERRANO ERNESTO RAFAEL ARIZA MUÑOZ

PRESIDENTE

MIGUEL GONZÁLEZ RODRÍGUEZ LIBARDO RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ