100Consejo de EstadoConsejo de Estado10030033139SENTENCIASala de lo Contenciosos Administrativonull4023199207/10/1992SENTENCIA_Sala de lo Contenciosos Administrativo__null_4023__1992_07/10/1992300331371992MINISTERIO / MINISTRO - Diferencias Son distintos los significados de las palabras "ministro" y "ministerio". Al paso que por Ministro ha de entenderse "el Jefe de cada uno de los departamentos en que se divide la gobernación del Estado", ministerio tiene un alcance diferente, dado que, según el Diccionario de la Lengua Española, 'les cada uno de los Departamentos en que se divide la gobernación del Estado..." Es más, para los propios textos constitucionales, las acepciones aunque guardan estrecha relación entre si, no son iguales. El "ministro" es, ante todo, un funcionario nombrado libremente por el Presidente de la República, que, en cada negocio particular integra el gobierno con éste, para distribuirle y asignarle los negocios que según la Ley y para que sean órganos de comunicación con el Congreso; en cambio, un "ministerio" es un ramo especial al cual se le señalan determinadas clases de negocios de los que corresponde a la Rama Ejecutiva del Poder Público a nivel nacional. Siendo el ministro o el jefe superior del ministerio, a él corresponde todo lo que atañe a las políticas sobre los campos que se le hayan asignado por la Ley dentro de la estructura respectiva. El Despacho del Ministro, por consiguiente, es una unidad, la más importante de todas, dentro del ministerio, y ciertos asuntos están adscritos a él y otros a las distintas "divisiones", "direcciones" y "secciones". DECLARA NULA LA FRASE "Delegado del Ministro de Educación Nacional FER", contenida en el artículo 2o. del Decreto Reglamentario 1311 de 6 de julio de 1988, expedido por el Presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal del Ministerio de Educación Nacional". MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL / PLANTA DE PERSONAL - Modificacion / FER / DELEGADO DEL MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL La Ley 24 de 1988, en su artículo 60 precisó al estructurar lo atinente a la División encargada de los Fondos Educativos Regionales FER, que en cada "Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá" habría un "delegado" y que ellos serían DELEGADOS DEL MINISTERIO. En cambio, en el decreto reglamentario demandado, en su artículo 2o., se dijo que serían DELEGADOS DEL MINISTRO ante cada uno de los Fondos Educativos Regionales. Habría, pues una contradicción. DECLARA NULA LA FRASE "Delegado del Ministro de Educación Nacional FER", contenida en el artículo 2o. del Decreto Reglamentario 1311 de 6 de julio de 1988, expedido por el Presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal de] Ministerio de Educación Nacional". DELEGACION DE FUNCIONES / DELEGADO DEL MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL La delegación en lenguaje jurídico corriente - es un fenómeno mediante el cual se manifiesta la dinámica y, en virtud de] cual un funcionario revestido de autoridad jerárquica, transmite a otro funcionario generalmente de menor rango que aquél una parte de sus atribuciones, con el fin de que lo represente o haga sus veces en desarrollo de las mismas. Comporta por lo tanto, una relación administrativa entre el delegante y delegado, que ha de responder a la estructura jurídica de¡ órgano que, no obstante ser regias de carácter interno, son normas de derecho, vinculando tanto al órgano que, como a los funcionarios en cuestión. En la Ley 24 de 1988, artículo 60, la denominación Delegado de¡ Ministerio de Educación reviste otra acepción. Se trata de¡ nombre dado a un cargo específico, puesto que al paso que el significado primeramente recordado tiende a conferir temporalmente la misión dada, el cargo se inclina a la perpetuidad, comporta vocación a la continuidad. En otras palabras, ser delegado de alguien para algo envuelve un servicio eminentemente transitorio, por un tiempo definido o indefinido, a fin de que durante él lleve a cabo el cometido propuesto, mientras que si la ley - o la norma en general - determina que un empleo se conozca con el titulo de delegado, aunque el vocablo sugiera representación, ella se entronca con las funciones determinadas en la ley o en el reglamento para ese cargo. Obsérvese, pues, como el precepto legal otorgó a todos y cada uno de los delegados de¡ Ministerio de Educación Nacional ante los sendos Fondos Educativos Regionales que hubieren de funcionar en cada Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá el destino primordial de supervisarlos y confió su nombramiento y la fijación de funciones detalladas al Gobierno Nacional, no al Ministro ni al Ministerio. DECLARA NULA LA FRASE "Delegado de¡ Ministro de Educación Nacional FER", contenida en el artículo 2o. de] Decreto Reglamentario 1311 de 6 de julio de 1988, expedido por el Presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal de¡ Ministerio de Educación Nacional.
Sentencias de NulidadÁlvaro Lecompte LunaALFONSO LOPEZ PATIÑO07/10/1992Decreto 1311 de 1988Identificadores10030126406true1220099original30124448Identificadores

Fecha Providencia

07/10/1992

Fecha de notificación

07/10/1992

Sala:  Sala de lo Contenciosos Administrativo

Subsección:  null

Consejero ponente:  Álvaro Lecompte Luna

Norma demandada:  Decreto 1311 de 1988

Demandante:  ALFONSO LOPEZ PATIÑO


MINISTERIO / MINISTRO - Diferencias

Son distintos los significados de las palabras "ministro" y "ministerio". Al paso que por Ministro ha de entenderse "el Jefe de cada uno de los departamentos en que se divide la gobernación del Estado", ministerio tiene un alcance diferente, dado que, según el Diccionario de la Lengua Española, 'les cada uno de los Departamentos en que se divide la gobernación del Estado..." Es más, para los propios textos constitucionales, las acepciones aunque guardan estrecha relación entre si, no son iguales. El "ministro" es, ante todo, un funcionario nombrado libremente por el Presidente de la República, que, en cada negocio particular integra el gobierno con éste, para distribuirle y asignarle los negocios que según la Ley y para que sean órganos de comunicación con el Congreso; en cambio, un "ministerio" es un ramo especial al cual se le señalan determinadas clases de negocios de los que corresponde a la Rama Ejecutiva del Poder Público a nivel nacional. Siendo el ministro o el jefe superior del ministerio, a él corresponde todo lo que atañe a las políticas sobre los campos que se le hayan asignado por la Ley dentro de la estructura respectiva. El Despacho del Ministro, por consiguiente, es una unidad, la más importante de todas, dentro del ministerio, y ciertos asuntos están adscritos a él y otros a las distintas "divisiones", "direcciones" y "secciones". DECLARA NULA LA FRASE "Delegado del Ministro de Educación Nacional FER", contenida en el artículo 2o. del Decreto Reglamentario 1311 de 6 de julio de 1988, expedido por el Presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal del Ministerio de Educación Nacional".

MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL / PLANTA DE PERSONAL - Modificacion / FER / DELEGADO DEL MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL

La Ley 24 de 1988, en su artículo 60 precisó al estructurar lo atinente a la División encargada de los Fondos Educativos Regionales FER, que en cada "Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá" habría un "delegado" y que ellos serían DELEGADOS DEL MINISTERIO. En cambio, en el decreto reglamentario demandado, en su artículo 2o., se dijo que serían DELEGADOS DEL MINISTRO ante cada uno de los Fondos Educativos Regionales. Habría, pues una contradicción. DECLARA NULA LA FRASE "Delegado del Ministro de Educación Nacional FER", contenida en el artículo 2o. del Decreto Reglamentario 1311 de 6 de julio de 1988, expedido por el Presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal de] Ministerio de Educación Nacional".

DELEGACION DE FUNCIONES / DELEGADO DEL MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL

La delegación en lenguaje jurídico corriente - es un fenómeno mediante el cual se manifiesta la dinámica y, en virtud de] cual un funcionario revestido de autoridad jerárquica, transmite a otro funcionario generalmente de menor rango que aquél una parte de sus atribuciones, con el fin de que lo represente o haga sus veces en desarrollo de las mismas. Comporta por lo tanto, una relación administrativa entre el delegante y delegado, que ha de responder a la estructura jurídica de¡ órgano que, no obstante ser regias de carácter interno, son normas de derecho, vinculando tanto al órgano que, como a los funcionarios en cuestión. En la Ley 24 de 1988, artículo 60, la denominación Delegado de¡ Ministerio de Educación reviste otra acepción. Se trata de¡ nombre dado a un cargo específico, puesto que al paso que el significado primeramente recordado tiende a conferir temporalmente la misión dada, el cargo se inclina a la perpetuidad, comporta vocación a la continuidad. En otras palabras, ser delegado de alguien para algo envuelve un servicio eminentemente transitorio, por un tiempo definido o indefinido, a fin de que durante él lleve a cabo el cometido propuesto, mientras que si la ley - o la norma en general - determina que un empleo se conozca con el titulo de delegado, aunque el vocablo sugiera representación, ella se entronca con las funciones determinadas en la ley o en el reglamento para ese cargo. Obsérvese, pues, como el precepto legal otorgó a todos y cada uno de los delegados de¡ Ministerio de Educación Nacional ante los sendos Fondos Educativos Regionales que hubieren de funcionar en cada Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá el destino primordial de supervisarlos y confió su nombramiento y la fijación de funciones detalladas al Gobierno Nacional, no al Ministro ni al Ministerio. DECLARA NULA LA FRASE "Delegado de¡ Ministro de Educación Nacional FER", contenida en el artículo 2o. de] Decreto Reglamentario 1311 de 6 de julio de 1988, expedido por el Presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal de¡ Ministerio de Educación Nacional.

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCION SEGUNDA

Consejero ponente: ALVARO LECOMPTE LUNA

Santafé de Bogotá, D. C. siete (7) de octubre de mil novecientos noventa y dos (1992).

Radicación número:4023

Actor: ALFONSO LOPEZ PATIÑO

Referencia: DECRETOS DEL GOBIERNO

El ciudadano Alfonso López Patiño, en su propio nombre, ha demandado ante esta corporación la declaratoria de nulidad de] artículo 2o. del decreto número 1311 del 6 de julio de 1988, expedido por el Presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal del Ministerio de Educación Nacional", haciendo uso, para ello, de la acción que precisa el art. 84 del Código Contencioso Administrativo.

DE LA DISPOSICION DEMANDADA

Dice a la letra:

Artículo 2o. Créanse en la planta de personal del Ministerio de Educación Nacional los siguientes cargos:

Número de cargos. -

Treinta y tres (33).

Dependencia y denominación del cargo:

Despacho del Ministro

Delegado del Ministro de Educación Nacional FER."

DE LOS CARGOS CONTRA LA DISPOSICION CUYA

NULIDAD SE IMPETRA.

Enumera el actor como normas de carácter superior y violadas por el acto administrativo mencionado, los arts. 3, 4, 5, 7 y 60 de la ley 24 de 1988, debido a que ellos distinguen entre las funciones generales asignadas al Ministerio de Educación Nacional como dependencia orgánica administrativa, de las que corresponden al Ministro como funcionario, siendo claro que una cosa es aquél como estructurador de la perspectiva orientadora del Presidente de la República en la materia que le está encomendada a él, y otra el Ministro como formulador de la política en asuntos de Educación. Además, es claro que el Despacho del Ministro es una de las tres unidades de dirección dentro del organigrama trazado por la dicha ley 24 de 1988, al paso que la Dirección General de Ordenamiento y Coordinación Educativa Regional, de la que antes dependían los "delegados del Ministro de Educación Nacional FER", es sólo una unidad operativo adscrita al Despacho del Secretario General, y que al variar esa ubicación, conviértanse dichos "delegados" en empleados que dependen directamente del Ministro, de su libre nombramiento y remoción, sin posibilidades de vincularse a carrera administrativa o docente para efectos de estabilidad relativa en sus empleos. Además, la Ley habla siempre, al referirse a esos cargos, de delegados del Ministerio, al paso que el decreto, en su artículo 2o., habla o se refiere a delegados del Ministro, conceptos muy distintos.

DE LAS MOTIVACIONES DE LA SALA UNITARIA PARA

NO ACCEDER A LA SUSPENSION

Expresan lo siguiente:

"lmpétrase asimismo en el mismo escrito demandatorio, se suspendan provisionalmente los efectos del acto demandado, por ser él, en opinión del libelista, ostensiblemente violatorio de normas de orden superior, con fundamento en el art. 152 del Código Contencioso Administrativo.

Dice el art. 2o. del decreto No. 131 1 de 1988:

"Créanse en la planta de personal del Ministerio de Educación Nacional los siguientes cargos:

Números de cargos. - Treinta y tres (33)

Dependencia y denominación del cargo:

Despacho del Ministro

Delegado del Ministro de Educación Nacional, FER

Código: 3095 Grado: 08".

Estima el demandante que tal disposición quebranta manifiestamente el art. 60 de la ley 24 de 1988, que a la letra enseña:

"En cada Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá, funcionará un Fondo Educativo Regional, administrado por el Jefe de la respectiva entidad territorial y supervisado por un delegado del Ministerio de Educación Nacional.

Parágrafo 4o. Corresponde al Gobierno Nacional el nombramiento y fijación de funciones del Delegado del Ministerio de Educación Nacional"

Y concluye el actor: "Este cambio en la denominación (Delegado del Ministerio a Delegado del Ministro) es trascendental ya que de conformidad con el artículo 1 de la Ley 61 de 1967, los cargos de los Despachos de los Ministros son de libre nombramiento y remoción".

Ahora bien, para la Sala no basta una sencilla comparación entre la disposición administrativa acusada de la norma superior que, según el peticionario, ha sido manifiestamente quebrantada por aquélla, como lo exige el art. 152 (segundo inciso del Código Contencioso Administrativo. Para llegar a establecer la diferencia o distinción entre ministerio y ministro a la luz de la Constitución y la ley positiva colombiana, serían necesarias extensas lucubraciones, análisis y estudios que no compadecen en el marco que el Código Contencioso Administrativo ha señalado para una medida tan excepcional como lo es la suspensión provisional de los efectos de un acto, amparado, por lo demás por la presunción de legalidad, que tiene consigo unos supuestos de verdad, de perfección y de regularidad. Dentro de un mismo título de la Carta (Xll) y en su articulado (arts. 132, 133, 134 y 135) se habla de ministerio y de ministros y jefes de departamento administrativo (sic) sin una notoria alinderación entre lo primero y lo segundo, e inclusive se llega a indicar a "los ministros son órganos de comunicación del gobierno con el Congreso...... por lo que, se repite, para poder hacer las distinciones indispensables que permitan arribar a la conclusión que solicita el peticionario, serían necesarias largas disquisiciones de tipo doctrinal y jurisprudencias, ajenas, como es obvio, a la naturaleza de la figura de la suspensión provisional.

De suerte que, sin duda, no es procedente decretarla".

DE LA OPOSICION DE LA NACION (MINISTERIO DE

EDUCACION NACIONAL)

Básicamente se dirige el alegato de la parte demandada a sostener la sustracción de materia para que se denieguen las pretensiones de la demanda, dado que la Ley 29 de 1989, en su art. 17, sustituyó el parágrafo 4o. del art. 60 de la ley 24 de 1988, que daba pie al actor para que se anulara el art. 2o. del decreto 1311 de 1988. Dicho artículo 17 de la ley 24 de 1989, de manera expresa, cambió el mencionado artículo 60 que hablaba de Delegados del Ministerio, al decir que quedará así: Corresponde al Ministro de Educación Nacional el nombramiento y remoción del Delegado del Ministerio de Educación Nacional ante los Fondos Educativos Regionales y al Gobierno Nacional la asignación de funciones". De modo que, en opinión de la apoderada del Ministerio, toda duda desapareció. Además, agrega:

"En cuanto a los demás artículos que se citan violados, de los que el demandante se vale para argumentar que una es la estructura del Ministerio y otra la estructura del despacho del Ministro, se trata de una teoría carente de todo peso para sustentar la acción incoada, toda vez que la estructura del Ministerio de Educación Nacional es una sola, y el Despacho del Ministro es una unidad de esa estructura.

Esa única estructura tiene lógicamente una única planta de personal que el gobierno puede modificar, creando o suprimiendo empleos en ejercicio de la facultad conferida por el Presidente de la República por el ordinal 21 del artículo 120 de la Constitución Nacional y desarrollada en el Decreto Extraordinario 1042 de 1978.

La conformación de la planta de personal y cualquier modificación que a ella se haga debe estar de acuerdo a su estructura orgánica.

Pues bien, en el caso que nos ocupa no fue en nada vulnerada esa estructura orgánica porque la modificación consistió en suprimir unos empleos de una unidad del Ministerio y crearlos en otra unidad del Ministerio, actividad administrativa que como ya se dijo tiene facultad constitucional.

Las demás argumentaciones utilizadas por el demandante son más la manifestación de conveniencias que de razones técnicas o jurídicas.

Sin embargo, de manera simple podemos referirnos a lo que significa la delegación y la relación que debe existir entre el que delega y el delegado.

La delegación implica dar jurisdicción, otorgar representación, designar sustituto.

Estas solas acepciones justifican que el delegado sea persona de absoluta confianza de aquel a quien está representando, en este caso al Ministro de Educación.

Por todo lo anterior, solicito respetuosamente a esa Honorable Corporación no acceder a las pretensiones de la demanda".

DE LA VISTA DEL MINISTERIO PÚBLICO

Emitida en ponderado y analítico estudio por la señora Fiscal Quinta del Consejo de Estado, expresa:

El Decreto 1311 de 1988 (acto acusado) en el artículo lo. suprimió los cargos de delegados del Ministerio de Educación Nacional - FER - y en el artículo 2o. los creó, pero dependiendo del Despacho del Ministro.

El Decreto 1050 de 1968, señala en el artículo lo. que los Ministerios forman parte de la rama ejecutiva del poder público, son unidades administrativas que tienden a desarrollar actividades del Estado señaladas en la (sic) Ley, o por el Presidente de la República, conformando con otras entidades los organismos principales de la administración. La dirección de éstos está a cargo del Ministro, como Jefe Superior de la Administración (artículo 135 de la Constitución Nacional), con la cooperación del Viceministro y del Secretario General (artículo 10 ibídem), son colaboradores del Presidente de la República en la dirección del Estado.

Lo anterior está significando que los ministerios forman parte de la estructura General del Gobierno a cuya cabeza o dirección se encuentra el Ministro del ramo. Entre las funciones del Ministro se encuentran las plasmadas en la Constitución Nacional, las del artículo 12 del Decreto 1050 de 1968, las del código del Régimen Político y Municipal, etc. Estas se pueden dividir en funciones generales administrativas tales como las señaladas en los artículos 57, 135 y 132 de la Carta y los artículos 10 y 12 del Decreto 1050 de 1968, artículo 75 del Código de Régimen Político y Municipal, etc., y funciones políticas, como las señaladas en el artículo 134 de la Constitución Política.

Cada Ministerio en particular tiene una organización interna señalada en los decretos Ley 550 de 1980 y 1050 de 1968, habiendo sufrido algunos de ellos, modificaciones especiales. Es así como al Ministerio de Educación Nacional, por medio de la Ley 24 de 1989, se le señalaron funciones en el artículo 3o. y en el 4o., se señala la estructura administrativa de la entidad, conformada por las unidades de dirección, de asesoría y Coordinación, adscritas al Despacho del Viceministro - , Unidades de Asesoría, Coordinación, y Operación, adscritas al Despacho del Secretario General, Unidades Operativas adscritas al Despacho del Secretario General, etc.

El artículo 4o. de la Ley 24 de 1988, establece la estructura del Ministerio dentro de la cual se encuentran la distribución de los distintos negocios asignados a este. En la estructura orgánica general se encuentran todas las unidades que lo conforman, las que a su vez se dividen en despachos, oficinas, consejos, direcciones, comités, etc., integrando una sola unidad que es el Ministerio, lo que significa que la estructura orgánica es una sola hecha por la Ley y dentro de la cual se pueden crear y suprimir empleos por parte del Presidente de la República de acuerdo con el artículo 120, 21 de la Constitución Nacional, por ser esta facultad una condición básica para el ejercicio de la función pública.

En el caso en estudio los 33 cargos suprimidos figuraban en el marco general de la estructura del Ministerio, adscritos a la Dependencia Dirección General de Servicios Administrativos o División de Coordinación de los Fondos Educativos Regionales. Esta dependencia por la ley 24 de 1988, quedó como la Dirección General de ordenamiento y Coordinación Educativa Regional (arts. 5,5 y 45 ibídem), conformada por tres divisiones, dentro de las cuales se encuentra la División de Asesoría Financiera y Coordinación de Fondos Educativos Regionales (FER), (art. 48). De acuerdo con el Decreto 088 de 1976 (art. 43) normatividad que regía la estructura del Ministerio, la División de Coordinación de los FER formaba parte de la Dirección General de Servicios Administrativos, y en esta figuraban los Delegados del Ministerio de Educación Nacional - FER - .

En cuanto a si la estructura del Ministerio fue vulnerada por el acto acusado, se tiene que el artículo 74 del Decreto 1042 de 1978, señala que la creación y supresión de empleos con base en el artículo 120 numeral 21 de la Constitución Nacional, corresponde de acuerdo con la norma citada al Presidente de la República, "con arreglo al sistema de clasificación y remuneración fijado en el Decreto" y el artículo 75 del mencionado decreto, se refiere a las plantas de personal de las entidades de la Rama Ejecutiva y ordena que estas "tendrán la planta de personal necesaria para desarrollar cada uno de sus programas presupuestarios de acuerdo con sus funciones y su estructura orgánica y con sujeción a las siguientes reglas:

a) La creación de empleos deberá ajustarse a las normas sobre clasificación y nomenclatura de cargos fijados por este Decreto, al manual general de requisitos mínimos expedido por el Gobierno y al manual descriptivo de empleos de cada organismo.

b) Ningún empleo podrá tener funciones generales distintas a las establecidas en la Constitución, la ley, o el manual descriptivo de la entidad para las diferentes clases de cargos, ni remuneración que no corresponda a las señaladas en las escalas salariales fijadas en el presente Decreto.

e) La conformación y reforma de las plantas de personal se harán mediante decreto que llevará las firmas del ministro o jefe del departamento administrativo correspondiente, la del Ministro de Hacienda y Crédito Público, como certificación de que existe apropiación presupuestaria suficiente para cubrir su costo, y la de] Jefe del Departamento Administrativo del Servicio Civil.

d) Todos los empleados de la entidad deberán estar comprendidos en la planta de personal".

Aplicando esta norma al caso de autos, se tiene que los cargos suprimidos y creados se hicieron con base en el sistema de la clasificación, nomenclatura y remuneración de la norrnatividad. Además, los cargos suprimidos que figuraban en el Ministerio, sus funciones, descripción del empleo, remuneración, no sufrieron cambio al uno en el decreto acusado, y por ende, tampoco se alteró la apropiación presupuestal para sufragar su costo. En consecuencia, la estructura del Ministerio no fue vulnerada ya que la modificación interna llevada a cabo se ajusta a derecho.

Lo que sí vale la pena anotar, es que el cambio de denominación de las Direcciones y Divisiones de acuerdo con la ley 24 de 1989 que reestructuró al Ministerio, no se había llevado a cabo, por lo que los cargos suprimidos, figuraban dependiendo de la Dirección General de Servicios Administrativos, División de Coordinación de los Fondos Educativos Regionales, cuyas funciones señala el artículo 43, del Decreto 088 de 1976, así:

"a) Vigilar el cumplimiento de las normas sobre el situado fiscal educativo y sobre el funcionamiento de los Fondos Educativos Regionales. Vigilar asimismo, el cumplimiento de las normas que dicte el Ministerio de Educación sobre el manejo de los Fondos de Servicios Docentes;

b) Asesorar a los delegados del Ministerio ante la Secretaría de Educación y los Fondos Educativos Regionales en el cumplimiento de sus funciones y deberes".

En relación con el cargo de si el empleo era delegado del Ministro o del Ministerio, se tiene que resulta preciso aclarar uno y otro concepto, el Ministerio, es una Unidad Administrativa Principal de la estructura de la administración Nacional, y el Ministro es el jefe de esta, lo que significa que todo lo atinente al Ministerio está bajo su exclusiva responsabilidad sea directa o indirectamente, se trate de las funciones precisas como Ministro o como Jefe del Ministerio. Es posible que en la elaboración del texto del decreto, (art. lo.), se hubiere anotado Ministro por ministerio, evento que en nada incide sobre la competencia del Presidente de la República para suprimir empleos, como en efecto lo hizo.

En relación con el nombramiento y remoción de los delegados del Ministerio de Educación Nacional ante los Fondos Educativos Regionales, el artículo 17 de la Ley 29 de 1989 por la cual se modifica parcialmente la Ley 24 de 1988, despejó toda duda al respecto, al darle esta atribución al Ministro de Educación Nacional.

De acuerdo con lo expuesto, el Presidente de la República podía suprimir y crear los cargos a que se refiere el acto acusado, por lo que en opinión de esta Agencia del Ministerio Público, se deben denegar las súplicas de la demanda".

En este estado y no observándose defecto que incida en la validez de lo actuado,

PARA RESOLVER, SE CONSIDERA:

1. - Ciertamente que son distintos los significados de las palabras "ministro" y "ministerio". Al paso que por ministro ha de entenderse "el jefe de cada uno de los departamentos en que se divida la gobernación del Estado", ministerio tiene un alcance diferente, dado que, según el Diccionario de la lengua española, es "cada uno de los departamentos en que se divide la gobernación del Estado..." Es más, para los propios textos constitucionales, las acepciones, aunque guardan estrecha relación entre sí, no son iguales. El "ministro" es, ante todo, un funcionario nombrado libremente por el presidente de la República, que, en cada negocio particular integra el gobierno con éste, para distribuirle y asignarle los negocios que según la ley y para que sean órganos de comunicación con el Congreso; en cambio, un "ministerio" es un ramo especial al cual se le señalan determinadas clases de negocios de los que corresponden a la Rama Ejecutiva del Poder Público a nivel nacional. Los arts. 57, 132, 133, 134 y 135 de la anterior Constitución política y los arts. 115, 206, 207 y 208 de la actual, son bien claros al respecto, aunque no hagan definiciones.

2. - Obviamente que cada ministerio responde a un engranaje, a una organización interna.

En lo atinente al Ministerio de Educación, últimamente han sido, entre otros, los decretos - Leyes 550 de 1988 y su decreto reglamentario 1789 de 1988, y más recientemente, La ley 29 de 1989, febrero 15, que modifica parcialmente lo anterior, y que es reglamentada a su vez por el Decreto 2406 de 1989 octubre 20 - , las normatividades básicas que han señalado esta estructura.

Y es apenas lógico que siendo el ministro el jefe superior del ministerio, a él corresponda todo lo que atañe a las políticas sobre los campos que se 19 hayan asignado por la ley dentro de la estructura respectiva. El Despacho del Ministro, por consiguiente, es una unidad, la más importante de todas, dentro del ministerio, y ciertos asuntos están adscritos a él y otros a las distintas "divisiones", "direcciones" y "secciones".

3. - En verdad que la Ley 24 de 1988, en su art. 60, precisó al estructurar lo atinente a la División encargada de los Fondos Educativos Regionales - FER - , que en cada "Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá" habría un "delegado" y que ellos serían DELEGADOS DEL MINISTERIO. En cambio, en el decreto reglamentario aquí demandado (el número 13 11 de 6 de julio de 1988), en su art. 2o., se dijo que serían DELEGADOS DEL MINISTRO ante cada uno de los Fondos Educativos Regionales. Habría, pues, una contradicción entre lo dispuesto por la Ley y lo dicho en el decreto reglamentario, tal como lo hace notar la parte actora.

4. - Sin embargo, antes de analizar este punto, la Sala debe estudiar si, como lo señala la parte demandada en su alegato de conclusión, hay sustracción de materia por cuanto el art. 17 de la Ley 24 de 1989, de manera expresa, modificó el art. 60 de la Ley 24 de 1988, que daba pie al actor para solicitar la anulación del art. 2o. del decreto reglamentario 131 1 de 1988.

El art. 17 de la citada ley 29 de 1989 dice:

"Corresponde al Ministerio de Educación Nacional el nombramiento y remoción del Delegado del Ministerio de Educación Nacional ante los Fondos Educativos Regionales y al Gobierno Nacional la asignación de funciones".

Se observa entonces, primeramente, que la norma legal transcrita reitera la denominación que el art. 60 de la Ley 24 de 1988 le dio al cargo: Delegado del Ministerio de Educación Nacional y sólo entra a determinar que el nombramiento y remoción del titular corresponde al Ministro y la asignación de funciones al Gobierno Nacional. Además, ante el hecho evidente de que la demanda fue presentada el 15 de diciembre de 1988, o sea, antes de la expedición de la Ley 29 de 1989, no es posible la inhibición por sustracción de materia que sugiere la apoderada de la Nación, por cuanto a que la acción incoada es la de nulidad (art. 84 del Código Contencioso Administrativo) y ella tiene por finalidad la salvaguardia de orden jurídico objetivo, y es obvio que mientras se halle vigente una norma abstracta dada, ella ha podido producir efectos concretos, como lo ha definido la jurisprudencia de la Sala Plena de la Corporación.

De allí, pues, que deba estudiarse la cuestión de fondo y definirla, y de esa suerte concluir si al decir el decreto reglamentario que los funcionarios mencionados son DELEGADOS DEL MINISTRO, vulneró o fue más allá de lo que había dicho la ley reglamentada, de que dichos funcionarios eran DELEGADOS DEL MINISTERIO.

5. - La delegación - en lenguaje jurídico corriente - es un fenómeno mediante el cual se manifiesta la dinámica administrativa y, en virtud del cual un funcionario, revestido de autoridad jerárquica, transmite a otro funcionario - generalmente de menor rango que aquél - una parte de sus atribuciones, con el fin de que lo represente o haga sus veces en desarrollo de las mismas. Comporta, por lo tanto, una relación administrativa entre el delegante y delegado, que ha de responder a la estructura jurídica del órgano que, no obstante ser reglas de carácter interno, son normas de derecho, vinculando tanto al órgano como a los funcionarios en cuestión.

Mas en la Ley 24 de 1988, art. 60, la denominación Delegado del Ministerio de Educación reviste otra acepción. Se trata del nombre dado a un cargo específico, puesto que al paso que el significado primeramente recordado tiende a conferir temporalmente la misión dada, el cargo se inclina a la perpetuidad, comporta vocación a la continuidad. En otras palabras, ser delegado de alguien para algo envuelve un servicio eminentemente transitorio, por un tiempo definido o indefinido, a fin de que durante él lleve a cabo el cometido propuesto, mientras que si la Ley o la norma en general - determina que un empleo se conozca con el título de delegado, aunque el vocablo sugiera representación, ella se entronca con las funciones determinadas en la ley o en el reglamento para ese cargo.

La Ley 24 de 1988, como se ha visto, dispuso:

"En cada Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá, funcionará un Fondo Educativo Regional, administrado por el Jefe de la respectiva entidad territorial y supervisado por un delegado del Ministerio de Educación Nacional.

Parágrafo 4o.: Corresponde al Gobierno Nacional el nombramiento y fijación de funciones del Delegado del Ministerio de Educación Nacional “. (destaca la Sala).

Obsérvase, pues, cómo el precepto legal otorgó a todos y a cada uno de los delegados del Ministerio de Educación Nacional ante los sendos Fondos Educativos Regionales que hubieren de funcionar en cada Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá el destino primordial de supervisarlos y confió su nombramiento y la fijación de funciones detalladas al Gobierno Nacional, no al Ministro ni al Ministerio, lo que corrobora la conclusión a que ha llegado la Sala en este aspecto.

No hay duda, entonces, que el decreto reglamentario 1311 de 6 de julio de 1988 cambió la denominación que la Ley reglamentada (la 24 de ese mismo año) le dio al cargo, y, en consecuencia, ha de atenderse la petición de la demanda acerca de su nulidad.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA

Declarase nula la frase "Delegado del Ministro de Educación Nacional FER", contenida en el artículo 2o. del decreto (reglamentario 131 1 de 6 de julio de 1988, expedido por el presidente de la República y mediante el cual "se modifica la planta de personal del Ministerio de Educación Nacional".


Afectaciones realizadas: [Mostrar]


COPIESE, NOTIFIQUESE, COMUNIQUESE Y ARCHIVESE EL EXPEDIENTE. CUMPLASE. -

La anterior providencia fue estudiada y aprobada por la Sala en sesión celebrada el día 16 de septiembre de 1992.

Alvaro Lecompte Luna, Reynaldo Arciniegas Baedecker, Clara Forero de Castro, Salva Voto; Dolly Pedraza de Arenas, Diego Younes Moreno, Enrique Conti Bautista, Conjuez;

Eneida Wadnipar Ramos, Secretaria.

MINISTERIO DE EDUCACION / PLANTA DE PERSONAL / FER / DELEGADO DEL MINISTRO (Salvamento de Voto).

Si de conformidad con el artículo 10 del Decreto 1050 de 1968; la "dirección de los ministerios corresponde al ministro", la denominación "Delegado de¡ Ministro" no contraría en forma alguna la disposición de la Ley 24 de 1988 (art. 60) referente a que en cada departamento, intendencia, comisaría y Distrito Especial de Bogotá funcionará un Fondo Educativo Regional supervisado por un delegado de¡ Ministro de Educación Nacional, pues la norma legal no está prescribiendo una nomenclatura de cargos, sino asignando la función de supervisión de los Fondos Educativos Regionales al Ministerio de Educación Nacional. Según el artículo 8o. de¡ Decreto 1950 de 1973 la facultad constitucional del Presidente de la República de crear, suprimir y fusionar empleos debe ajustarse a la nomenclatura de los cargos que la Ley señale y en el decreto 1042 de 1978, que es el que establece la nomenclatura de los cargos de los ministerios, tal como fue adicionado por el Decreto 140 de 1985, se encuentra la denominación de "Delegado del Ministro de Educación FER", que es el utilizado por el Decreto 1311 al crear los cargos en la planta de personal del Ministerio de Educación.

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCION SEGUNDA

SALVAMENTO DE VOTO: DOLLY PEDRAZA DE ARENAS

Santafé de Bogotá D.C., octubre veintitrés (23) de mil novecientos noventa y dos (1992).

Con todo respeto disciento de la decisión mayoritaria de la Sala, de declarar nula la frase "delegado del Ministro de Educación Nacional FER" del artículo 2o. del Decreto Reglamentario 1311 de 1988, por las siguientes razones:

Si de conformidad con el artículo 1 0 de¡ Decreto 1050 de 1968 la "dirección de los ministerios corresponde al ministro", la denominación "Delegado del Ministro" no contraría en forma alguna la disposición de la ley 24 de 1988 (art. 60) referente a que en cada Departamento, Intendencia, Comisaría y Distrito Especial de Bogotá funcionará un Fondo Educativo Regional supervisado por un delegado del Ministerio de Educación Nacional, pues la norma legal no está prescribiendo una nomenclatura de cargos, sino asignando la función de supervisión de los Fondos Educativos Regionales al Ministerio de Educación Nacional.

Según el artículo 8o del Decreto 1950 de 1973 la facultad constitucional del Presidente de la República de crear, suprimir y fusionar empleos debe ajustarse a la nomenclatura de cargos que la ley señale y en el Decreto 1042 de 1978, que es el que establece la nomenclatura de los cargos de los Ministerios, tal como fue adicionado por el Decreto 140 de 1985, se encuentra la denominación de "Delegado del Ministro de Educación FER", que es el utilizado por el Decreto 1311 al crear los cargos en la planta de personal del Ministerio de Educación.

Atentamente,

Dolly Pedraza de Arenas