Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibilityDECRETO 1403 DE 1940
                    


Ir a la encuesta de percepción

DECRETO14031940194007 script var date = new Date(18/07/1940); document.write(date.getDate()); script falsefalseDIARIO OFICIAL. AÑO LXXVI. N. 24420. 23, JULIO, 1940. PAG. 263MINISTERIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICOPor el cual se dictan disposiciones sobre compañías de segurosDEROGADOfalsefalseHacienda y Crédito PúblicofalseDECRETO ORDINARIO23/07/194019/12/199023/07/1940244202637

DIARIO OFICIAL. AÑO LXXVI. N. 24420. 23, JULIO, 1940. PAG. 263

RESUMEN DE MODIFICACIONES [Mostrar]

DECRETO 1403 DE 1940

(julio 18)

Por el cual se dictan disposiciones sobre compañías de seguros

Estado del documento: Derogado.[Mostrar]

Subtipo: DECRETO ORDINARIO

El Presidente de la república de Colombia, en uso de las facultades extraordinarias de que está investido por la Ley 54 de 1939, 

  

DECRETA: 

  


Artículo 1º. Para que pueda organizarse y trabajar en Colombia una compañía de seguros, se requiere que tenga un capital pagado no menor del que se fija en seguida: 

(a)

  

  

Para los seguros de vida y renta vitalicia

  

  

150.000

  

  

(b)

  

  

Para los seguros de transportes

  

  

200.000

  

  

(c)

  

  

Para los seguros de incendio

  

  

200.000

  

  

(d)

  

  

para los seguros de automóviles, aeroplanos y otras naves aéreas comprendidos los daños cansados por éstos

  

  

100.000

  

  

(e)

  

  

Para los seguros de accidentes personales y enfermedades

  

  

$ 100 000

  

  

(f)

  

  

Para cualquier otro ramo distinto de los enumerados

  

  

50.000

  

  

Se tendrá como quebranto grave de una compañía que hace obligatoria su liquidación, la pérdida de sus reservas legales y la reducción a menos del sesenta y cinco por ciento (65%) de su capital pagado. 

  


Artículo 2º. Las compañías que expidan pólizas de dos o más de los ramos enumerados en el artículo anterior, deberán tener un capital pagado no inferior a la suma de los requeridos para los diversos ramos en que trabajen. 

  


Artículo 3º. A ninguna compañías extranjera le será permitido hacer negocios en Colombia, si no asigna e invierte en el país para este fin un capital por lo menos igual al exigido en el artículo 1º de este Decreto, 

  


Artículo 4º. El depósito de garantía de que trata el artículo 51 de la Ley 57 de 1931 deberá hacerse en el Banco de la República a la orden exclusiva del Superintendente Bancario. 

  


Artículo 5º. Las compañías de seguros mantendrán en Colombia todos los valores que representen las reservas de que trata el artículo 17 de la Ley 105 de 1927, con la sola excepción de los fondos mencionados por el aparte 2º del artículo siguiente. 

  


Artículo 6º. El capital y reservas o fondos en general de las compañías de seguros, deberán invertirse en la siguiente forma: 

  

1º Obligaciones a interés de la República de Colombia o garantizadas por la misma; 

  

2º Obligaciones a interés de Departamentos y Municipios de la República; 

  

3º Acciones u obligaciones de compañías industriales nacionales; 

  

4º Cédulas que devenguen interés emitidas por bancos hipotecarios y secciones hipotecarias de bancos comerciales que hagan negocios en Colombia; y bonos agrarios e industriales emitidos por la Caja de Crédito Agrario, Industrial y Minero y por el Banco Central Hipotecario; 

  

5º Depósitos, a plazo en bancos domiciliados en la República; 

  

6º Obligaciones a interés de gobiernos extranjeros. En esta clase de obligaciones solamente podrán invertir las compañías hasta un quince por ciento (15%) del total de sus fondos o el veinticinco por ciento (25%) de sus reservas (la que sea mayor de estas dos cantidades); 

  

7º Bienes raíces urbanos de renta, situados en la República, asegurados contra incendio por su valor destructible, quedando limitadas las inversiones que las compañías efectúen en esta clase de bienes, hasta el treinta por ciento (30%) del total de sus fondos en general. Se requiere además el requisito del informe de que trata el siguiente ordinal; 

  

8º Préstamos con garantía hipotecaria sobre bienes raíces, libres de gravámenes, situados en la República, hasta por el cincuenta por ciento (50%) de su precio de avalúo; pero ninguna compañía podrá invertir en esta clase de préstamos más del treinta por ciento (30%) de su capital y reservas, y a cada persona sólo podrá prestar hasta el diez por ciento (10%) del mismo capital y reservas. Si el préstamo se hace sobre propiedad raíz sin mejorar o improductiva, el monto de la inversión no podrá ser mayor del cuarenta por ciento (40%) del precio del avalúo. No se hará ninguna inversión en hipoteca por las compañías de seguros, sino sobre el informe de una comisión de la Junta Directiva o de dos avaluadores acreditados, que certifiquen sobre el valor de los inmuebles que se van a hipotecar. Tal informe será conservado entre las constancias de la compañía. Para los efectos de este ordinal, la propiedad raíz en que vaya un edificio en vía de construcción, que, una vez terminado, constituirá una mejora permanente, será considerado como propiedad raíz mejorada, y productiva; 

  

Parágrafo.Cuando en el avalúo de propiedades raíces sobre las cuales se vaya a hacer una inversión porlas compañías de seguros, estén incluidos edificios, serán éstos asegurados contra incendio por el deudorhipotecario, de acuerdo con la compañía; la póliza de seguro será extendida a favor de la misma compañía y ésta podrá renovarla en caso de que el deudor descuide hacerlo, y cargará a éste el valor de las primas. Todas las sumas pagadas por la compañía para las renovaciones mencionadas, constituirán un gravamen sobre la propiedad hipotecada, pagadero con intereses desde que se hizo el gasto, como parte de las sumas garantizadas con la hipoteca; 

  

9º Préstamos garantizados con obligaciones de las mencionadas en los numerales 1º a 4º y 6º de este artículo, a condición de que el valor comercial de tales garantías exceda, por lo menos en un treinta por ciento (30%) al de la inversión; 

  

10. Préstamos con garantía de sus propias pólizas de seguros de vida expedidas en Colombia, los cuales no excederán en ningún caso de la reserva matemática de las pólizas pignoradas. Las primas vencidas y diferidas que se hayan incluido en el cálculo de las reservas de las pólizas, se considerarán como inversiones para los fines del presente artículo; 

  

11. En caja y en cuenta corriente en bancos del país las cantidades requeridas para el giro normal de sus negocios. Las compañías podrán además mantener depositado en el Exterior, en moneda extranjera, hasta un diez por ciento (10%) de sus fondos. 

  

Parágrafo 1º De las inversiones que las compañías de seguros deben hacer de conformidad con este artículo, por lo menos un quince por ciento (15%) deberá hacerse, separada o conjuntamente, en la clase de documentos comprendidos en el ordinal 1º de este artículo, y un diez por ciento (10%) en la clase de obligaciones de que trata el artículo 4º del Decreto número 1156 de 18 de junio de 1940. 

  

Parágrafo 2ºEl Superintendente Bancario podrá permitir a las compañías de seguros extranjeras que expidieron pólizas de vida en Colombia antes del 1º de octubre de 1931, que mantengan invertidas las reservas correspondientes a tales pólizas en valores distintos de los determinados en este artículo, pero las compañías deberán acreditar la efectividad de esas inversiones a satisfacción de dicho funcionario. 

  


TEXTO CORRESPONDIENTE A [Mostrar]


Artículo 7º. El comercio de asegurar solamente pueden ejercerlo las compañías nacionales o extranjeras debidamente autorizadas para ello, de acuerdo con la ley, por el Superintendente Bancario. 

  


Artículo 8º. Las personas, sociedades o empresas que efectúen sus aseguros en compañías no establecidas legalmente en Colombia, quedarán sujetas a una multa especial, del cincuenta por ciento (50%) del valor de la prima que, sobre el riesgo respectivo, les habría correspondido pagar en Colombia. 

  

Para los efectos del cobro de esta multa, el Superintendente Bancario procederá de oficio una vez que haya comprobado la veracidad del denuncio que para cada caso haya recibido. 

  


Artículo 9º. Cuando un seguro se haya efectuado con compañías no establecidas legalmente en Colombia por no existir en el país ninguna compañía que asuma el riesgo, condición que comprobará el Superintendente, las personas, sociedades o empresas contratantes del seguro, quedarán exentas de la multa a que se refiere el artículo anterior. 

  


Artículo 10. El Superintendente Bancario queda facultado para adoptar las medidas que juzgue prudentes en guarda de los intereses de los asegurados por motivo de la actual situación del conflicto europeo. Igualmente queda autorizado para señalar el plazo dentro del cual deben las compañías que trabajan en el país ajustarse a las disposiciones de este Decreto. 

  


Artículo 11. En los términos anteriores quedan modificadas las respectivas disposiciones de la Ley 105 de 1927 y los artículos 50 y 51 de la Ley 57 de 1931, y las que sean contrarias a lo dispuesto en el presente Decreto. 

  


Afecta la vigencia de: [Mostrar]



Artículo 12. Este Decreto regirá desde su promulgación. 

  

Comuníquese y publíquese. 

  

Dado en Bogotá a 18 de julio de 1940. 

  

EDUARDO SANTOS 

  

El Ministro de Hacienda y Crédito Público, 

  

Carlos Lleras Restrepo