Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibilityDECRETO 1194 DE 1936
                    


Ir a la encuesta de percepción

DECRETO11941936193605 script var date = new Date(28/05/1936); document.write(date.getDate()); script falsefalseDIARIO OFICIAL. AÑO LXXII. N. 23203. 9, JUNIO, 1936. PÁG. 5.MINISTERIO DE GOBIERNOPor el cual se establecen requisitos para la entrada al país de extranjeros pertenecientes a determinadas nacionalidadesDEROGADOfalsefalseInteriorfalsefalseDECRETO ORDINARIOfalse09/06/193615/04/193709/06/1936232035575

DIARIO OFICIAL. AÑO LXXII. N. 23203. 9, JUNIO, 1936. PÁG. 5.

DECRETO 1194 DE 1936

(mayo 28)

Por el cual se establecen requisitos para la entrada al país de extranjeros pertenecientes a determinadas nacionalidades

Estado del documento: Derogado.[Mostrar]

Subtipo: DECRETO ORDINARIO

El presidente de la república de Colombia, 

  

en uso de las autorizaciones que le confiere el artículo 6 de la Ley 2 de 1936 

  

DECRETA: 

  


Artículo 1º. Durante el año 1936 los búlgaros, chinos, egipcios, estones, hindúes, latvios, letones, libaneses, lituanos, marroquíes, palestinos, polacos, rumanos, rusos, sirios, turcos y yugoeslavos podrán entrar al país siempre que llenen los siguientes requisitos: 

  

a) Presentar ante el respectivo Cónsul de Colombia el pasaporte expedido por las autoridades competentes del país a que pertenezca el interesado; 

  

b) Para que pueda ser visado el pasaporte deberá presentar los siguientes certificados: 

  

c) De conducta, que comprenda un periodo continuo de diez años, expedido por autoridad de Policía competente, en que conste que no tiene ni ha tenido cuentas pendientes con la justicia. Este certificado no puede ser anterior a treinta días de la fecha en que solicite la visación; 2. De estado civil, tanto del interesado como de las personas que lo acompañan; 3. De salud, expedido por un medico de reconocida honorabilidad, en el que conste que el extranjero no padece de enfermedades crónicas, contagiosas (sífilis, lepra, tuberculosis, etc.), o enfermedades mentales y graves del sistema nervioso (siringomielia, paraplejías, etc.); que el extranjero no tiene el vicio del alcohol y que no usa drogas heroicas o toxicas; 4. De haber cumplido o estar exento del servicio militar de su país los certificados en mención deben presentarse al Cónsul debidamente autenticados por las autoridades competentes con la correspondiente traducción al castellano. 

  

d) Consignar en la aduana del puerto de entrada los depósitos de inmigración que en seguida se expresan: 

  

El padre o esposo, mil pesos ($1.000) moneda legal colombiana; los hijos mayores de veinte años, hombre o mujer. Mil pesos ($1.000); la madre o esposa, quinientos pesos ($500); los hijos de diez años a veinte años de edad , doscientos cincuenta pesos ($250; los hijos menores de diez años, cien pesos ($100). 

  


Artículo 2º. La consignación de los depósitos de que trata el ordinal c) del artículo anterior, se hará en la administración de aduana respectiva. Sin que este requisito no se permitirá el desembarque del inmigrante. 

  

Parágrafo. Las compañías de navegación marítima, al expedir pasaje a los inmigrantes cuya nacionalidad se determina en el articulo 1, les exigirán la consignación del deposito que señala el ordinal c) del mismo articulo, para que ellas no se vean obligadas a devolver a sus costas a los extranjeros determinados en dicho articulo, a quienes les vendan pasajes sin la exigencia del deposito y que sean rechazados por las autoridades portuarias de acuerdo con las disposiciones del presente Decreto. Las sumas respectivas serán entregadas en la aduana del puerto de desembarque del inmigrante. 

  


Artículo 3º. Los depósitos de que trata el ordinal c) del articulo 1 solo podrán ser devueltos mediante orden del Director General de la Policía nacional, cuando el extranjero salga de Colombia o después de trascurridos cinco años, siempre que el interesado demuestre, con documentos fehacientes que se ha establecido en el país de manera permanente, con una industria licita, que ha observado buena conducta y que dispone de un capital no menor de tres mil pesos. En el primer caso, se dispondrá la entrega o traslado a la Administración de Aduana del lugar por donde vaya a salir el extranjero. El administrador entregara el depósito mediante recibo y previa presentación del comprobante de consignación de los pasajes y de la atestación de su salida expedida por la autoridad correspondiente. En el segundo caso, el extranjero elevara la solicitud al Director General de la Policía Nacional, acompañando los documentos de que se ha hecho merito; si esta documentación se encontrare correcta, se dispondrá por el mismo Director de la Policía, la devolución del deposito en el lugar de residencia del peticionario. 

  

Parágrafo 1. Al extranjero que por haber manifestado que sale del país se le hace la devolución del deposito y no abandone el territorio nacional o vuelva a entrar a el sin hacer la consignación, se le impondrá por la Dirección General de la Policía Nacional una multa igual al valor del deposito, sin perjuicio de ser expulsado. 

  

Parágrafo 2. En el caso de que el extranjero sea expulsado de Colombia los gastos que demande la ejecución de tal medida se harán tomándolos del depósito, y el excedente le será devuelto al interesado. En este caso el Director General de la Policía Nacional solicitara del Administrador de Aduana la entrega del depósito. 

  


Artículo 4º. Las refrendaciones de pasaporte a los extranjeros de las nacionalidades de que se tratas en el artículo 1 solo podrán otorgarlas los Cónsules remunerados de la república, de nacionalidad colombiana. 

  


Artículo 5º. Si en concepto del respectivo funcionario consular, algún extranjero perteneciente a cualquiera de las nacionalidades expresadas en el articulo 1 se encuentra en los casos de inadmisión señalados por el articulo 7 de la ley 48 de 1920, se abstendrá de otorgarle la refrendación que solicita, al tenor de los dispuesto por el articulo 11 de la ley 114 de 1922. 

  


Artículo 6º. La omisión de las formalidades exigidas en este despacho por parte de un funcionario consular, será tenida como mala conducta y motivara las sanciones correspondientes. 

  


Artículo 7º. El Cónsul a quien se solicite refrendación de un pasaporte perteneciente a extranjeros de las nacionalidades expresadas, formara el correspondiente expediente con los documentos exigidos por el aparte b) del artículo 1 y lo remitirá al Ministerio de Relaciones Exteriores. 

  


Artículo 8º. Para los efectos del cumplimientote los requisitos establecidos por el aparte b) del articulo 1, se tendrá en cuenta la nacionalidad de origen y no la adoptiva. 

  


Artículo 9º. Los extranjeros de las nacionalidades expresados en el artículo 1 que tengan una residencia en el país de más de cuatro años y estén vinculados a el por la familia o por negocios industriales o comerciales y que por razón de los mismos o motivos de salud o de familia hayan salido de Colombia y teniendo una ausencia no mayor de dos años quedan eximidos de la consignación del deposito de que trata el parte c) del mismo articulo 1, siempre que exhiban ante el cónsul que hay de refrendarles sus pasaportes, la documentación correspondiente y que el Ministerio de Relaciones exteriores otorgue el permiso del caso. 

  


Artículo 10. Queda facultado el Ministerio de Relaciones Exteriores para eximir de la formalidad del deposito de que trata el aparte c) del articulo 1. a las personalidades intelectuales, artísticas, políticas o sociales y los individuos que hagan parte de compañías de espectáculos que vengan amparados por la refrendación colectiva. 

  

Parágrafo 1. Las personas de las nacionalidades expresadas en artículo 1 del presente decreto y que hagan parte de compañías de espectáculos públicos y en tal calidad estén protegidos por una refrendación colectiva, no podrán permanecer en le país por más de un año, a partir del respectivo visto bueno, sin el cumplimiento de los requisitos y formalidades establecidos por el presente Decreto. 

  

Parágrafo 2. Los Cónsules, en el caso del presente articulo, no podrá impartir refrendación mientras no tenga la correspondiente autorización del Ministerio de Relaciones Exteriores. 

  


Artículo 11. Los gitanos sea cual fuere su nacionalidad, no podrá entrar al país. 

  

Parágrafo. La Dirección General de la Policía Nacional queda facultada para disponer la inmediata salida del país de los gitanos que infrinjan esta disposición. 

  


Artículo 12. Los permisos otorgados de acuerdo con el Decreto 148 de 1935, serán devueltos a los interesados, cuando salgan o del país o después de transcurridos dos años contados desde la fecha de la consignación, siempre que acrediten que se han establecido en Colombia de manera permanente y honorable. 

  


Artículo 13. Para los años 1937 y siguientes se establecerán, por medio de decretos, los requisitos que deban llenar, para poder entrar al país, los extranjeros a que se refiere el artículo 1 del presente. 

  


Artículo 14. Este Decreto principiara a regir desde la fecha. 

  


Artículo 15. Derogase el Decreto 148 de 1935 y en los términos del presente, todas las disposiciones contrarias. 

  


Afecta la vigencia de: [Mostrar]


Comuníquese y publíquese. 

  

Dado en Bogota a 28 de mayo de 1936. 

  

ALFONSO LOPEZ 

  

El Ministro de Gobierno 

  

Alberto LLERAS CAMARGO 

  

El Ministro de Relaciones Exteriores 

  

Jorge SOTO DEL CORRAR 

  

El Ministro de Hacienda y Crédito Público 

  

Gonzalo RESTREPO