DECRETO8391929192905 script var date = new Date(13/05/1929); document.write(date.getDate()); script falsefalseDIARIO OFICIAL. AÑO LXV. N. 21098. 22, MAYO, 1929. PÁG. 7.MINISTERIO DE OBRAS PUBLICASPor el cual se reglamenta el cobro de los servicios extraordinarios de las Intendencias e Inspecciones FluvialesDEROGADOfalsefalseTransportefalseDECRETO REGLAMENTARIO22/05/192925/04/194206/06/1929210984717

DIARIO OFICIAL. AÑO LXV. N. 21098. 22, MAYO, 1929. PÁG. 7.

DECRETO 839 DE 1929

(mayo 13)

Por el cual se reglamenta el cobro de los servicios extraordinarios de las Intendencias e Inspecciones Fluviales

Estado del documento: Derogado.[Mostrar]

Subtipo: DECRETO REGLAMENTARIO

El Presidente de la República de Colombia, 

  

en uso de sus facultades legales, y 

  

CONSIDERANDO: 

  

Que debido al incremento que ha tomado en los últimos tiempos la industria de transportes fluviales, los servicios de los Intendentes e Inspectores de Navegación, son solicitados michas veces a avanzadas horas de la noche y en días feriados; 

  

Que es equitativo que esas horas destinadas al descanso de los empleados les sean remuneradas por los interesados que soliciten sus servicios durante ellas; 

  

Que en beneficio mismo de la industrial de transportes es conveniente que los empleados respectivos tengan un aliciente al sacrificar su tiempo de descanso, en servicio de la navegación; 

  

Que es necesario, para evitar abusos, tanto por parte de los empleados como de los interesados, que exista una reglamentación de los servicios en horas extraordinarias o días feriados; 

  

Que los artículos 51 de la Ley 85 de 1915; 3° de la Ley 78 de 1919; 30 de la Ley 99 de 1922, y 10 de la Ley 103 de 1928, establecen la forma y cuantía de los cobros por servicios extraordinarios en los puertos marítimos, disposiciones que conviene tener en cuenta en la reglamentación que se dicte para los mismos servicios en los puertos fluviales; 

  

Que de acuerdo con el artículo 226 de la Ley 85 de 1915, arriba citada, el Gobierno está facultado para reglamentar el comercio de tránsito por los puertos terrestres y fluviales, y 

  

Que consultado el honorable consejo de Estado fue de concepto, emitido en sesión de 28 de febrero último, que el Gobierno podía cobrar a los particulares que lo soliciten, el valor de los servicios que se presten por la noche y en días feriados en los puertos fluviales, y distribuir ente los respectivos empleados las sumas que se recauden por tal concepto, mediante la reglamentación correspondiente, 

  

DECRETA: 

  


Artículo 1°. Cuando hubiere necesidad de cargar o descargar un buque o de solicitar el permiso de zarpe, u otro servicio cualquiera, de las Intendencias o Inspecciones Fluviales, en días feriados o de noche, el Capitán o agente de la compañía de navegación a que pertenezca el buque ocurrirá por escrito al Intendente o Inspector en solicitud del permiso respectivo, con expresión de las razones en que funde la solicitud. 

  

Parágrafo. El respectivo empleado, si encontrare suficientes las razones expuestas, concederá el permiso. 

  


Artículo 2°. Por el trabajo extraordinario de que trata el artículo anterior, el Capitán o la agencia del barco respectivo, pagarán, en la Inspección o Intendencia correspondiente en cada caso, la suma de cuatro pesos por cada permiso o diligencia en las horas de la noche o días feriados. 

  


Artículo 3°. Las cantidades de dinero que se recauden en las Inspecciones o Intendencias, serán objeto de cuenta especial, y al fin de cada mes se distribuirán esas sumas entre los empleados que intervienen en esos trabajos extraordinarios, en proporción a los sueldos que devenguen, mediante la presentación de la cuenta de cobro en la forma acostumbrada. 

  


Artículo 4°. De los fondos así recaudados y distribuidos se rendirá por los respectivos Intendentes o Inspectores una cuenta mensual, en debida forma, al Cajero Fluvial de Barranquilla, con todos los comprobantes del caso. 

  

Parágrafo. El Cajero Fluvial podrá hacer las observaciones que encontrare necesarias a las cuentas, y pedir explicaciones, y los Intendentes o Inspectores están en la obligación de atenderlo debida y oportunamente. 

  

Parágrafo. Las faltas que se encontraren en las cuentas o en el manejo de esos fondos, de cualquier naturaleza que sean, aparte de las acciones ordinarias a que den lugar, podrán ser sancionadas por el Ministerio de Obras Públicas con multas de uno a cien pesos, por cada vez. 

  


Artículo 5°. De las cantidades que se recauden de acuerdo con el presente Decreto, se expedirán recibos numerados, en los que se exprese el motivo del cobro, nombre del barco y del Capitán, número del viaje, fecha, hora, etc., y en letras y números la cantidad percibida, y la firma del empleado que ha recaudado, y el sello de la oficina. 

  

Parágrafo. De estos recibos se dejarán en la respectiva oficina dos copias con la firma auténtica del empleado, una para acompañar a la cuenta mensual y otra para el archivo de la oficina. Esas dos copias deberán hacerse firmar al respaldo por la persona que hace el pago. 

  


Artículo 6°. El empleado, que cobrare una suma mayor de la fijada por el presente Decreto, será obligado a entregar a la Inspección o Intendencia respectiva la totalidad de lo que hubiere percibido, pero sin tener derecho a participación alguna ni aun en la cantidad que hubiera podido lícitamente cobrar, además delo cual será sancionado con multa que podrá ser desde uno hasta cien pesos, y que le impondrá el Ministerio de Obras Públicas, todo ello sin perjuicio de la pérdida del empleo, y también sin perjuicio de la acción penal a que pudiere haber lugar. 

  


Artículo 7°. Ningún empleado, fuera del Jefe de la respectiva oficina, podrá hacer los recaudos de que trata el presente Decreto, salvo autorización previa y por escrito del Jefe; ni éste, ni otro alguno, podrá negarse a dar el recibo respectivo, con las formalidades establecidas, bajo la sanción de multa de que se trata en los artículos 4° y 6° del presente Decreto, y sin perjuicio de que pueda imponérsele la pérdida del empleo. 

  


Artículo 8°. El Ministerio de Obras Públicas podrá dictar las medidas adjetivas que requiera la aplicación del presente Decreto. 

  


Artículo 9°. El presente Decreto comenzará a regir quince días después de su promulgación. 

  

Comuníquese y publíquese. 

  

Dado en Bogotá a 13 de mayo de 1929. 

  

MIGUEL ABADIA MENDEZ 

  

El Ministro de Obras Públicas, 

  

Arturo HERNANDEZ C.