DECRETO16441918191810 script var date = new Date(10/10/1918); document.write(date.getDate()); script falsefalseDIARIO OFICIAL. AÑO LIV. N.16513. 14, OCTUBRE, 1918. PÁG. 1.MINISTERIO DE HACIENDAPor el cual se fijan los derechos de consumo de la sal marina nacional y los precios del agua salada y de la sal vijua en las Salinas de CundinamarcaVigentefalsefalseHacienda y Crédito PúblicofalseDECRETO ORDINARIO14/10/191814/10/191816515771

DIARIO OFICIAL. AÑO LIV. N.16513. 14, OCTUBRE, 1918. PÁG. 1.

RESUMEN DE MODIFICACIONES [Mostrar]

DECRETO 1644 DE 1918

(octubre 10)

Por el cual se fijan los derechos de consumo de la sal marina nacional y los precios del agua salada y de la sal vijua en las Salinas de Cundinamarca

ESTADO DE VIGENCIA: Vigente [Mostrar]

Subtipo: DECRETO ORDINARIO

El Presidente de la República de Colombia, 

  

en uso de las facultades que le confiere la Ley 44 de 1910, 

  

decreta: 

  


Artículo 1.° Para los efectos fiscales, la sal marina nacional se considera dividida en tres clases, así: pertenece a la primera clase la sal que producen las Salinas de El Torno y de Puerto Belillo, y la sal extraída de cualquiera otra de las Salinas Marítimas del país, compactada o refinada por cualquier procedimiento antes o después de su paso por la Aduana de internación; pertenece a la tercera clase de la sal llamada de espuma, y a la segunda clase la de calidades intermedias que se extraiga de cualquiera de las Salinas Marítimas, tanto particulares como de propiedad del Gobierno. 

  

La sal que se explote en las Salinas de Riohacha y La Goajira y se interne por el puerto de Ríohacha, o por cualquier otro puerto, será clasificada y pagará los derechos que le corresponden según su calidad, sea cual fuere el lugar a que se la destine. 

  


Artículo 2.° De conformidad con la clasificación precedente, las distintas clases de sal marina nacional pagarán por cada 125 ½ kilogramos un derecho de consumo, así: 

$0-50la sal de primera clase.
$0-40la sal de segunda clase.
$0-30la sal de tercera clase.


TEXTO CORRESPONDIENTE A [Mostrar]


Artículo 3.° Los precios para las materias primas que vende la Nación en las Salinas de Cundinamarca serán los señalados por el artículo 4.° de la Ley 44 de 1910, a saber: 

Zipaquirá, Nemocón y Sesquilé:
Vijua de primera clase, cada 12 ½ kilogramos$048
Vijua de segunda clase, cada 12 ½ kilogramos040
Agua salada de 20° a 25°, el decalitro011
Tausa:
Agua Salada de 14º a 18º, el decalitro006
Gachetá:
Agua salada de 14° a 18°, el decalitro006
Camaral y Upín:
Sal de caldero, cada 12 ½ kilogramos050
Sal vijua, cada 12 ½ kilogramos020
Sal morona sucia, cada 12 ½ kilogramos005

Artículo 4.º Para cada 12 ½ kilogramos de sal compactada o de caldero elaborada en Zipaquirá se otorgará una bonificación, siempre que sea transportada para dar al consumo a las ciudades expresadas aquí, en la forma siguiente: 

Pamplona$015
Bucaramanga010
Cartago012
Silvia012
Pereira010
Manizales008
Santa Rosa de Osos012
Fredonía012
Medellín004

Para tener derecho a esta bonificación, la persona que la solicite deberá obtener la atestación del Administrador de la Salina de Zipaquirá, de haber comprado en aquella plaza un cierto número de arrobas de sal destinada a darla al consumo de alguna de las ciudades mencionadas. Esta atestación será presentada al Administrador de Hacienda respectivo del lugar en donde se vaya a dar la sal al consumo, y verificado el peso de la sal sobre la cual deba otorgarse la bonificación, en presencia el Alcalde respectivo, el cual le pondrá el visto bueno, el Administrador de Hacienda entregará al interesado, en cambio de la atestación, una libranza por el valor del descuento correspondiente al peso efectivo de la sal, que no podrá ser diferente del que indique la atestación, sino en un cinco por ciento por razón de las mermas que puedan ocurrir en el transporte, libranza que será pagada en la Administración de Zipaquirá en sal vijua o en agua salada, al precio corriente. El Administrador de Hacienda remitirá en seguida al Administrador de la Salina de Zipaquirá la atestación junto con una carta de aviso de la libranza respectiva. 

  


TEXTO CORRESPONDIENTE A [Mostrar]


Artículo 5.° Este Decreto entrará en vigencia desde que llegue a conocimiento del Administrador Principal de Salinas de Cundinamarca, y del Administrador General de Salinas Marítimas, a quienes se comunicará por telégrafo. 

  

Dado en Bogotá a 10 de octubre de 1918. 

  

MARCO FIDEL SUAREZ-El Ministro de Hacienda, Pomponio GUZMAN.