Ir a la encuesta de percepción

100Consejo de EstadoConsejo de Estado10010007662SENTENCIACUARTA5276199424/02/1994SENTENCIA__CUARTA__5276__1994_24/02/1994100076621994ACCION DE NULIDAD / SUSPENSION PROVISIONAL - Improcedencia / AJUSTES POR INFLACION / DEROGATORIA DEL ACTO La derogatoria no produce los mismos efectos que la nulidad, por lo que la acción de nulidad no puede verse enervada y en consecuencia debe continuar el proceso ya iniciado. Por otra parte y como es cierto el informe de la recurrente en el sentido de que el Decreto 2591 de 1993 en su artículo no sustituyó en su integridad a la norma acusada, ésta desapareció del mundo jurídico después de presentada la demanda y antes de dictarse el arito que ordenó su suspensión, luego la orden de suspensión se dictó sobre una norma que ya no estaba produciendo efectos y por tanto era improcedente puesto que no se pueden suspender los efectos de una norma cuando ésta ya no los está produciendo. LEVÁNTESE LA SUSPENSION PROVISIONAL del parágrafo 2o. del artículo 21 del Decreto Reglamentario 2075 de 1992. CONSEJO DE ESTADO SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN CUARTA Consejero ponente: JAIME ABELLA ZÁRATE Santafé de Bogotá, D.C., febrero veinticuatro (24) del mil novecientos noventa y cuatro (1994)
Sentencias de Nulidad por InconstitucionalidadJAIME ABELLA ZÁRATE: JUAN RAFAEL BRAVO ARTEAGASi de conformidad con el numeral 3o. del artículo 354 del Estatuto Tributario el monto de la deducción teórica del respectivo período no puede exceder el saldo crédito de la cuenta corrección monetaria y este saldo crédito surge de los ajustes realizados a los activos no monetarios, excluir los activos no monetarios que no dieran origen a ajuste, permitiría que el resultado del cálculo de la deducción teórica no supera el límite legalIdentificadores10010007663true69967Versión original10007663Identificadores

Fecha Providencia

24/02/1994

Sección:  CUARTA

Consejero ponente:  JAIME ABELLA ZÁRATE

Norma demandada:  Si de conformidad con el numeral 3o. del artículo 354 del Estatuto Tributario el monto de la deducción teórica del respectivo período no puede exceder el saldo crédito de la cuenta corrección monetaria y este saldo crédito surge de los ajustes realizados a los activos no monetarios, excluir los activos no monetarios que no dieran origen a ajuste, permitiría que el resultado del cálculo de la deducción teórica no supera el límite legal

Demandante:  : JUAN RAFAEL BRAVO ARTEAGA


ACCION DE NULIDAD / SUSPENSION PROVISIONAL - Improcedencia / AJUSTES POR INFLACION / DEROGATORIA DEL ACTO

La derogatoria no produce los mismos efectos que la nulidad, por lo que la acción de nulidad no puede verse enervada y en consecuencia debe continuar el proceso ya iniciado. Por otra parte y como es cierto el informe de la recurrente en el sentido de que el Decreto 2591 de 1993 en su artículo no sustituyó en su integridad a la norma acusada, ésta desapareció del mundo jurídico después de presentada la demanda y antes de dictarse el arito que ordenó su suspensión, luego la orden de suspensión se dictó sobre una norma que ya no estaba produciendo efectos y por tanto era improcedente puesto que no se pueden suspender los efectos de una norma cuando ésta ya no los está produciendo. LEVÁNTESE LA SUSPENSION PROVISIONAL del parágrafo 2o. del artículo 21 del Decreto Reglamentario 2075 de 1992.

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero ponente: JAIME ABELLA ZÁRATE

Santafé de Bogotá, D.C., febrero veinticuatro (24) del mil novecientos noventa y cuatro (1994)

Radicación número: 5276

Actor: JUAN RAFAEL BRAVO ARTEAGA

Referencia: Decreto Reglamentario Gobierno Nacional. Auto

Decide la Sala el recurso de reposición presentado por la apoderada judicial del Ministerio de Hacienda y Crédito Público mediante el cual pide la revocatoria de la orden de suspensión provisional decretada en el Auto Admisorio del 21 de enero de 1994.

Previas consideraciones sobre el sentido de la potestad reglamentaria y a la interpretación global que debe darle a la ley, estima que la norma acusada está ajustada al sistema si se analiza en su integridad.

Para respaldar su posición, plantea la siguiente hipótesis:

"Si de conformidad con el numeral 3o. del artículo 354 del Estatuto Tributario el monto de la deducción teórica del respectivo período no puede exceder el saldo crédito de la cuenta corrección monetaria y este saldo crédito surge de los ajustes realizados a los activos no monetarios, excluir los activos no monetarios que no dieran origen a ajuste, permitiría que el resultado del cálculo de la deducción teórica no supera el límite legal" -

Finalmente informa que la norma acusada fue sustituida en su integridad por el artículo 8o. del Decreto 2591 de 1993, situación que no sólo haría improcedente la norma acusada "sino también surgiría una situación de hecho que nervaría la acción de nulidad propuesta por el actor".

SE CONSIDERA:

La jurisprudencia actual de la Sala Plena indica que la derogatoria no produce los mismos efectos que la nulidad, por lo que la acción de nulidad no puede verse enervada como lo sostiene la señora apoderada de la entidad demandada y en consecuencia debe continuar el proceso ya iniciado (exp. S - 157, enero 14 / 91, C.P.: Dr. Carlos Gustavo Arrieta P).

Por otra parte y como es cierto el informe de la recurrente en el sentido de que el Decreto 2591 de 1993 en su artículo 8o. sustituyó en su integridad a la norma acusada, ésta desapareció del mundo jurídico (como dice la recurrente) después de presentada la demanda (diciembre 6) y antes de dictarse el auto que ordenó su suspensión (enero 21).

En tales condiciones es evidente que la orden de suspensión del 21 de enero de 1994 se dictó sobre una norma que ya no estaba produciendo efectos y por tanto era improcedente puesto que no se pueden suspender los efectos de una norma cuando ésta ya no los está produciendo.

Por esta razón y ratificando con ello la jurisprudencia de esta Sección Cuarta se accederá a levantar la suspensión.

En mérito a lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta,

RESUELVE:

LEVANTASE la orden de suspensión provisional del parágrafo 2o. del artículo 21 del Decreto 2075 de 1992 contenida en el No. 2 del Auto del 21 de enero de 1994.

COPIESE, NOTIFIQUESE Y CUMPLASE.

Se deja constancia que la anterior providencia fue estudiada y aprobada en sesión de la fecha.

Guillermo Chahín Lizcano Jaime Abella Zárate

Presidente

(Salvó el voto)

Delio Gómez Leyva Consuelo Sarria Olcos

Carlos Alberto Flórez Rojas

Secretario

SUSTRACCION DE MATERIA / ACCION DE NULIDAD / ACCION DE NULIDAD Y RESTABLECIMIENTO DEL DERECHO / (Salvamento de Voto)

No comparto las decisiones adoptadas en el auto que ordena levantar la suspensión provisional y que ordena continuar el proceso, por cuanto ello implica que se está actuando sobre una norma que ya no está vigente, lo cual contraría la tesis sobre sustracción de materia. El Consejo de Estado ha sostenido que cuando se ejercita la acción de simple nulidad contra un acto de la administración que posteriormente queda derogado o sustituido por otro, no hay lugar a entrar al pronunciamiento de fondo en razón de que hay sustracción de materia y falta de objeto práctico en la sentencia. Pero en el evento de que se haya utilizado la acción de plena jurisdicción y en que el acto acusado hubiese causado perjuicios, la controversia debe fallarse para efectos de la reparación.

Consejero ponente: JAIME ABELLA ZÁRATE

Salvamento de Voto: GUILLERMO CHAHÍN LIZCANO

Radicación número: 5276

Actor: JUAN RAFAEL BRAVO ARTEAGA

Contra: LA NACIÓN

Deseo manifestar que, no comparto las decisiones adoptadas en el auto que ordena levantar la suspensión provisional y que ordena continuar el proceso, por cuanto ello implica que se está actuando sobre una norma que ya no está vigente, lo cual contraría la tesis sobre sustracción de materia. Estimo que ha debido dársele a este aspecto el tratamiento que la Sala Plena del Consejo de Estado le ha dado con base en reiterada jurisprudencia. Así, me basta transcribir a continuación una de las muchas providencias en las cuales se sostiene la no necesidad de emitir fallo de fondo con respecto a normas que han sido derogadas:

"El Consejo de Estado ha sostenido (decisiones de 27 de junio y 12 de agosto de 1946, y 14 de febrero de 1947) que cuando se ejercita la acción de simple nulidad contra un acto de la administración que posteriormente queda derogado o sustituido por otro, no hay lugar a entrar al pronunciamiento de fondo en razón de que hay sustracción de materia y falta de objeto práctico en la sentencia. Pero en el evento de que se haya utilizado la acción de plena jurisdicción y en que el acto acusado hubiese causado perjuicios, la controversia debe fallarse para efectos de la reparación.

"Esta jurisprudencia tiene una explicación sencilla: el contencioso popular de anulación persigue el imperio del orden jurídico abstractamente considerado y, de consiguiente, se desarrolla entre dos extremos: la regla violada y el acto violador. Los posibles intereses y derechos subjetivos que se interpongan entre esos dos factores no inciden en la definición de la litis. De allí que sí el objetivo concreto de la sentencia de nulidad no es otro que el de mantener la legalidad afectada por el ordenamiento enjuiciado, el fallo de fondo es inoperante y superfluo, en aquellos casos en que la misma administración haya revocado o sustituido en su integridad la decisión en litigio ya que el orden ha quedado restablecido en virtud de la segunda providencia. El pronunciamiento jurisdiccional, en este evento, carecería de objeto" (Sentencia de 11 de julio de 1962, Consejero Ponente, doctor Carlos Gustavo Arrieta. Expediente No. 929, Anales del Consejo de Estado, pág. 232).

Guillermo Chahín Lizcano