300Corte SupremaCorte Suprema30030002240Rodriguez P191407/11/1914Rodriguez P_1914_07/11/191430002240Corte Suprema de Justicia-Corte Plena-Bogotá siete de noviembre de mil novecientos catorce. (Magistrado ponente, doctor Rodríguez P.). Vistos: 1914
Julio M FernandezINCISO 3 DEL ARTICULO 21 DE LA LEY 4 DE 1913 Y ARTICULO 22 DE LA MISMA LEYIdentificadores30030002241true74149Versión original30002241Identificadores

Norma demandada:  INCISO 3 DEL ARTICULO 21 DE LA LEY 4 DE 1913 Y ARTICULO 22 DE LA MISMA LEY


Corte Suprema de Justicia-Corte Plena-Bogotá siete de noviembre de mil novecientos catorce.

(Magistrado ponente, doctor Rodríguez P.).

Vistos:

El señor Julio M. Fernández ha solicitado que se declaren inexequibles, por creerlos inconstitucionales, los artículos 3.°, 5.°, 6.° y 9.° de la Ley 41 de 1892, el inciso 3.° del artículo 21 de la Ley 4.a de 1913 y el artículo 22 de la misma.

Habiéndose oído al señor Procurador acerca de esa solicitud, ha emitido su concepto, el cual está acorde con ella en cuanto a las disposiciones acusadas de la Ley de 1913, y lo califica de improcedente relativamente a las de la de 1892.

Se procede, pues, a decidir la cuestión, mediante algunos fundamentos.

Los artículos denunciados de la Ley 41 de 1892 disponen lo que sigue:

Artículo 3° Los suplentes de los Senadores y Representantes no están sujetos a las incompatibilidades de los principales, excepto el caso en que llenen la falta absoluta del principal, producida por las causales señaladas en el artículo 1° y la falta temporal del principal producida por excusa para concurrir a toda una legislatura.

Artículo 5° El año comprensivo de incompatibilidades, adicional al período de las funciones de los miembros del Congreso de que habla el artículo 109 de la Constitución, empieza a contarse desde que termine el ejercicio efectivo de dichas funciones, esto es, desde el día en que se cierre la última legislatura ordinaria o extraordinaria del período parlamentario respectivo.

"Artículo 6° El Representante o Senador que por declaración expresa ante la respectiva Cámara, o en receso de ella, ante el Ministro de Gobierno, haga renuncia del carácter de miembro del Congreso, perderá su puesto ipso facto, y el año adicional de incompatibilidades se contará desde la fecha de tal declaración.

"Artículo 9° Los empleados que no son de libre nombramiento y remoción del Presidente de la República no están comprendidos en la prohibición del artículo 109 citado."

Los artículos 21 y 22 de la Ley 4.a de 1913 preceptúan lo siguiente:

"Artículo 21. El Presidente de la República no puede conferir empleo a los Senadores y Representantes durante el período de sus funciones, con excepción de los de Ministro del Despacho, Gobernador, Agente Diplomático y Jefe Militar en tiempo de guerra.

"La aceptación de cualquiera de estos empleos por un miembro del Congreso produce vacante en la respectiva Cámara, en los términos prescritos en la Constitución,

''Se entiende expirado el período de cada Senador o Representante desde que se produce la vacante por renuncia, excusa o cualquier otro motivo legal.

"Artículo 22. Los suplentes de los Senadores y Representantes no quedan comprendidos en la prohibición del artículo anterior, aun cuando ejerzan transitoriamente las funciones de los principales, a menos que por la separación definitiva de éstos entren a llenar la vacante."

Por separado se examinará lo referente a la denuncia de las disposiciones de cada una de las leyes expresadas a las cuales corresponden.

1° El artículo 3.° de la Ley citada de 1892 exceptuaba a los Senadores y Representantes suplentes de las incompatibilidades a que estaban sujetos los principales, salvo el caso en que los reemplazaran por falta absoluta o temporal en toda una legislatura, y el artículo 22 de la Ley mencionada de 1913, exceptúa a tales suplentes de esas incompatibilidades, a menos que llenen la vacante producida por separación definitiva de los principales. Comparadas las dos disposiciones, se ve que la última sustituye la primera, y, por consiguiente, la deroga, porque ya la que tiene aplicación es aquélla y no ésta.

Los artículos 5° y 6° de la misma Ley de 1892 determinaban cómo se contaba el año adicional de incompatibilidades a que aludía el artículo 109 de la Constitución, y el 9° de esa Ley exceptuaba de la prohibición de ese artículo constitucional los empleos que no son de libre nombramiento y remoción del Presidente de la República, como los de Magistrados de los Tribunales Superiores; pero como el artículo 109 de la Carta Fundamental fue reemplazado por el 23 del Acto legislativo número 3 de 1910, reformatorio de ella, según se va a ver comparando el texto de uno y otro de esos artículos, ya no tienen aplicación las tres disposiciones de la Ley prenombrada, habiendo quedado insubsistente la constitucional que regulaban.

El artículo 109 de la Constitución y el 23 del Acto legislativo número 3 de 1910, sustitutivo éste de aquél, dicen respectivamente:

Artículo 109. El Presidente de la República no puede conferir empleo a los Senadores j Representantes durante el período de sus funciones y un año después, con excepción de los de Ministra del Despacho, Consejero de Estado, Gobernador, Agente Diplomático y Jefe Militar en tiempo de guerra.

"La aceptación de cualquiera de estos empleos por un miembro del Congreso produce vacante en la respectiva Cámara."

Artículo 23. El Presidente de la República no podrá conferir empleo a los Senadores y Re-presentantes que hubieren ejercido el cargo durante el período de sus funciones, con excepción de los de Ministros del Despacho, Gobernador, Agente Diplomático y Jefe Militar en tiempo de guerra.

"La infracción de este precepto vicia de nulidad el nombramiento.

"La aceptación de cualquiera de aquellos empleos por un miembro del Congreso produce vacante absoluta en la respectiva Cámara, excepto la del cargo de Ministro del Despacho, que no la produce sino transitoria durante el tiempo en que desempeñe el empleo,"

Por lo que va expuesto con relación a los artículos 3°, 5°, 6° y 9.° de la Ley 41 de 1892, la acusación de inconstitucionales, como lo dice el señor Procurador, es improcedente por no regir en la actualidad.

2.a El inciso 3.° del artículo 21 de la Ley 4ª de 1913, sobre régimen político y municipal, se acusa como contrario a los artículos 16, 19 y 23 del Acto legislativo número 3 de 1910, por cuanto declara expirado el período de los Senadores y Representantes que dejan vacante el puesto por renuncia u otro motivo legal con lo cual cesa la prohibición que tiene el Presidente de la República por el último de tales artículos, de nombrarlos para cualquier empleo público, que no sean los cuatro que exceptúa el mismo artículo.

Los artículos 16 y 19 del expresado Acto legislativo fijan en cuatro y dos años, respectivamente, el período de duración del ejercicio de las funciones de los Senadores y Representantes, y el 23 siguiente prohíbe al Presidente de la República conferirles empleo a los que hubieren ejercido el cargo durante el período de sus funciones, con excepción de los pocos que allí expresa. Al establecer el inciso 3.° del artículo 21 de la Ley 4.a de 1913 que el período de los miembros del Congreso termina cuando por alguna causa legal dejan vacante el puesto, reduce la duración del período constitucional de los mismos, y elimina virtualmente la prohibición que hace al Presidente el precitado artículo 23. El inciso que se examina es, pues, contrario a los tres preceptos constitucionales dichos, una vez que el período de las funciones de los miembros de la Representación Nacional es fijo, y, por lo mismo, irreductible.

Podría distinguirse entre el período de los Senadores y Representantes y el ejercicio de sus funciones, para deducir de aquí que cuando alguno de ellos pierde su cargo por motivo legal, ya no es miembro de la Cámara respectiva. Pero si no se tiene en cuenta que el artículo constitucional no dice que el Presidente de la República no puede conferir empleo a los Senadores y Representantes, mientras estén en el ejercicio de sus funciones, sino durante el período de sus funciones, cuando hubieren ejercido el cargo, se comprenderá que la distinción que se haga no está fundada en los términos expresos de ese artículo.

Por otra parte, el objeto de la prohibición al Presidente de la República, contenida en el artículo 23 de la reforma constitucional de 1910, es el de evitar las influencias de aquel mandatario sobre los miembros del Congreso, y ese objeto se haría nugatorio si tal prohibición desapareciera, por el hecho de renunciar ellos su cargo, o sobrevenir otra cau3a legal de vacancia de éste, porque entonces una vez surtidas esas influencias, podría el Presidente compensar a los que le hubieran sido adictos, bastando la renuncia de ellos o produciéndose la vacancia del cargo por otra causa.

Sin duda que el Presidente puede influir sobre la Representación nacional con promesas para después de expirado el período de sus miembros; pero esto no es motivo para que durante el período de sus funciones se eluda la disposición constitucional de que se está tratando, por medio de una ley que pugna con su letra y con su espíritu.

El artículo 22 de la Ley 4° de 1913 exceptúa de la prohibición al Presidente de la República, de que se acaba de hablar, a los suplentes de los Senadores y Representantes, salvo el caso en que llenen la vacante que dejen éstos, por separación definitiva, y por ello se acusa de inconstitucional esa disposición.

De acuerdo con el artículo 24 del Acto legislativo número 3 de 1910, "en caso de falta de un miembro del Congreso, sea temporal o absoluta, le subrogará el respectivo suplente." Esta disposición considera a los suplentes de los miembros del Congreso en condición idéntica a la de los principales y por tanto, idéntico debe ser todo lo que a principales y suplentes haga relación. Lo que se disponga, pues, en la Constitución o. en los actos reformatorios de ella, respecto a principales, se entiende también con los suplentes. Ahora bien, como el artículo 22 de la Ley 4.a e 1913 declara que los suplentes de los Senadores y Representantes no están comprendidos, sino en determinado caso, en la prohibición que el artículo 21 anterior hace al Presidente de la República, relativamente a nombramiento de ellos para empleos que éste provee, artículo que reproduce la prohibión establecida por el 23 del Acto legislativo número 3 de 1910, aquel primer artículo pugna con este último, porque hace una excepción no comprendida en la reforma constitucional.

Además, la razón atrás expresada con referencia a los Senadores y Representantes principales, de que el objeto de la precitada prohibición constitucional hecha al señor Presidente de la República, tiene por objeto evitar que ejerza influencia sobre aquéllos, es aplicable igualmente a los suplentes que desempeñen el cargo aun provisionalmente, puesto que sobre ellos puede también influir el Presidente ofreciéndoles empleos públicos; y, por tanto, es lógico que aquella prohibición les comprenda

Acaso sea inconveniente que el suplente de un Senador o Representante, que lo reemplaza de un modo temporal, quede impedido para recibir empleo del Presidente de la República, durante el período de sus funciones; pero si se asentase que el precepto constitucional sobre el particular, no es extensivo a los suplentes, por una razón análoga se podría sostener que éstos no necesitan tener las calidades constitucionales requeridas para ser elegidos con ese carácter; que el período de sus funciones puede ser diferente del de los principales, y otros pantos semejantes, lo cual es inadmisible.

En consecuencia, de acuerdo con el dictamen del señor Procurador, la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, declara inexequible el inciso tercero del artículo 21 de la Ley 4.ft de 1913 y el artículo 22 de la misma Ley, y que no ha lugar a resolver que son inexequibles los artículos 3 °, 5.°, 6.° 7.° de la Ley 41 de 1892.


Afectaciones realizadas: [Mostrar]


Notifíquese, cópiese, comuníquese al señor Ministro de Gobierno y publíquese en el periódico de la Corte.

El Presidente, AUGUSTO N. SAMPER-El Vicepresidente, Tancredo Nannetti - Manuel José Angarita-Constantino Barco - Manuel José Barón - Bartolomé Rodríguez P. - Luis Rubio Saiz-Alberto Suárez Murillo - Luís Eduardo Villegas- Vicente Parva R., Secretario en propiedad.