DECRETO7221902190205 script var date = new Date(01/05/1902); document.write(date.getDate()); script falsefalseDIARIO OFICIAL. AÑO XXXVIII .N. 11671. 13, MAYO, 1902. PÁG. 01.MINISTERIO DE GOBIERNOPor el cual se reglamenta el impuesto sobre denuncios, títulos, posesión y explotación de las minas de metales preciosos y los correspondientes derechos de exportaciónDEROGADOfalsefalseInteriorfalseDECRETO REGLAMENTARIO13/05/190223/10/190313/05/1902116712451

DIARIO OFICIAL. AÑO XXXVIII .N. 11671. 13, MAYO, 1902. PÁG. 01.

DECRETO 722 DE 1902

(mayo 01)

Por el cual se reglamenta el impuesto sobre denuncios, títulos, posesión y explotación de las minas de metales preciosos y los correspondientes derechos de exportación

Estado del documento: Derogado.[Mostrar]

Subtipo: DECRETO REGLAMENTARIO

El Vicepresidente de la República, encargado del Poder Ejecutivo, 

  

En virtud de facultades constitucionales, y 

  

CONSIDERANDO: 

  

1.° Que ante la necesidad de atender preferentemente al pronto restablecimiento del orden público, lo cual causa cuantiosos gastos al Fisco nacional, se impone al Gobierno el deber de arbitrar cuantos recursos sean necesarios, sin gravar excesivamente la riqueza pública ni las industrias del país; 

  

2.° Que dados los productos que hoy rinde la explotación de la mayor parte de las minas de metales preciosos existentes en nuestro territorio, no es oneroso para los explotadores el pago de un impuesto algo mayor del que hoy tienen y sí redundan en provecho de las rentas fiscales; 

  

3° Que los impuestos que hoy gravan la industria minera son tan exiguos que, lejos de poderse apreciar por ellos dentro y fuera del país nuestra riqueza mineral, sugieren desalentadoras reflexiones acerca de ella; 

  

4.° Que no habiendo hoy acuñación en las casas de moneda del país, el mineral que se extrae de nuestras minas es exportado, y el Fisco pierde, entre tanto, por no beneficiarlo, los derechos de amonedación y acuñación establecidos por las leyes fiscales, y 

  

5.° Que la explotación y el laboreo de las minas, ya sean de filón ú otro corrido, debido á la naturaleza de los trabajos que requieren, son causa de frecuentes y graves daños en el curso de nuestras vías fluviales navegables, especialmente en el río Magdalena, lo cual da origen á interrupciones y trastornos á la navegación y á fuertes erogaciones del Tesoro para atender á la limpia y canalización y al restablecimiento de la navegación regular y expedita de tales ríos, 

  

DECRETA: 

  


Art. 1.° Por la denuncia de cada mina de oro, plata ó platino, pagará el respectivo denunciante un derecho de diez pesos ($ 10), que previamente consignará en la Administración de Hacienda respectiva ó en la Tesorería general de la República. 

  


Art. 2.° Por el título de la concesión de cada mina de los mismos metales, que expida el Poder Ejecutivo, pagará el dueño de ella un impuesto de quinientos pesos ($ 500) por cada pertenencia, que consignará también en una ú otra de las Oficinas indicadas. 

  


Art. 3.° Al darse la posesión y hacerse la entrega de una mina titulada ya, pagara el interesado, antes de expedirse la diligencia respectiva, un derecho fiscal de cien pesos ($ 100) por cada pertenencia, en las mismas Oficinas. 

  


Art. 4.° Toda mina de oro, plata ó platino, de propiedad particular, sea que se elabore ó no, pagará un impuesto anual proporcional á su extensión, de acuerdo con la siguiente tarifa: 

  

I. Por cada pertenencia de mina, con la extensión que le señala el artículo 23 del Código del Ramo, es decir, un rectángulo de 600 metros de longitud y 240 de latitud, se pagarán cien pesos ($ 100) anuales sea que la mina se elabore ó no. 

  

Parágrafo. Las minas que tengan una extensión mayor que una pertenencia, pagarán proporcionalmente, es decir, que divida la mina en porciones iguales ó equivalentes á las pertenencias, se pagarán por cada una de esas porciones cien pesos ($ 100) anuales; las que tengas una extensión menor, pagarán siempre cien pesos ($ 100) anuales. 

  

II. El excedente sobre un número cualquiera de pertenencias se reputa como una nueva pertenencia, sea cual fuere su extensión, y por ese excedente se pagarán también cien pesos ($ 100) anuales. 

  


Art. 5.°. Por cada mina de oro corrido con la extensión que le señala el artículo 28 del Código de Minas, es decir, un cuadrado de cinco kilómetros de base, se pagarán doscientos cincuenta pesos ($ 250) anuales. Las minas de mayor ó menor extensión pagarán lo que les corresponda, proporcionalmente; pero el impuesto no bajará de ciento cincuenta pesos ($ 150) anuales, aunque la mina sea de menores dimensiones. 

  


Art. 6.° Los derechos que se señalan por el Decreto número 495, de 30 de Abril de 1901, se pagarán en la forma siguiente: 

  

Por el oro, la plata y la platina en barras ensayadas, el 5 por 100 del valor del certificado de fundición y ensaye. 

  

Por el oro el polvo, la platina y la plata no ensayada, y por el oro y la platina en alhajas, acuñados en monedas ó en otra forma no especificada, el 5 por 100 del valor del aseguro. 

  

Por el mineral de oro y plata, el 3 por 100 del valor del aseguro. 

  

Faltando los documentos de ensaye y aseguro, el oro pagará $0.05 por cada gramo; la platina $0.04; la plata $0.02, y el mineral en bruto $5 por tonelada. 

  


Art. 7.°. Los impuestos y derechos de que trata este Decreto deberán pagarse en las Administraciones departamentales de Hacienda respectivas ó en la Tesorería general de la República, debiendo comenzar á contarse la primera anualidad el día 1.° de Junio del corriente año. 

  


Art. 8.°. Quedan reformados los artículos 142 á 145 y 158 del Código de Minas, adoptado por la Ley 38, de 15 de Marzo de 1887, de 30 de Abril de 1901 (Diario Oficial número 11,488), y derogadas todas las disposiciones legales contrarias á este Decreto. 

  

Parágrafo. Declárense vigentes las demás disposiciones de dicho Código, así como las de la citada Ley 38 y los artículos 313 á 316 de la Ley 153 del mismo año, que reforman los artículos 2.° y 11 de dicha ley 38 de 1887. 

  


Afecta la vigencia de: [Mostrar]


Dado en Bogotá, á 1.° de Mayo de 1902. 

  

JOSÉ MANUEL MARROQUIN 

  

EL Ministro de Gobierno, FRANCISCO MENDOZA P.-El Ministro de Relaciones Exteriores, FELIPE F. PAUL-El Ministro de Guerra, ARISTIDE FERNANDEZ-El Ministro de Instrucción pública, JOSÉ JOAQUÍN CASAS, El Ministro del Tesoro, AGUSTIN URIBE